Opinarg

2018 año del Centenario de la Reforma Universitaria


10 de enero de 2018

Por Andes F. Tello Monjo*

Click en la foto para ampliar

El proceso histórico de la Reforma Universitaria de 1918,-hacía ya dos años que había asumido en Argentina el primer gobierno democrático (sufragio universal masculino) liderado por el presidente Hipólito Yrigoyen de la Unión Cívica Radical. La provincia de Córdoba tenía una antigua universidad, fundada por los Jesuitas en tiempos de la colonia española, en la que se mantenían aún características elitistas y clericales-, es asociado al movimiento estudiantil que se inició en la Universidad Nacional de Córdoba de Argentina en 1918, liderado por Deodoro Roca y otros dirigentes estudiantiles, y que se extendió luego a las demás universidades del país y de América Latina. La Reforma Universitaria dio origen a una amplia tendencia del activismo estudiantil, integrada por agrupaciones de diversas vertientes ideológicas de 1918, y está vinculada ineludiblemente con la democratización de la sociedad argentina, con el acceso a la educación superior de capas más amplias de la población. Esta gesta, conocida como Reforma Universitaria, es uno de los mitos de origen de la Córdoba del siglo XX, y uno de los puntos de partida de su entrada en la modernidad, extendiendo su influencia a todas las universidades argentinas y latinoamericanas.
Los estudiantes universitarios de Buenos Aires, La Plata y Córdoba, pertenecientes a familias de una reciente clase media formada a partir de la gran ola de inmigrantes europeos o sus descendientes, venían organizándose en centros de estudiantes por facultad desde principios del siglo XX y comenzaban a exigir reformas que modernizaran y democratizaran la universidad. Las reivindicaciones reformistas bregaban por la renovación de las estructuras y objetivos de las universidades, la implementación de nuevas metodologías de estudio y enseñanza, el razonamiento científico frente al dogmatismo, la libre expresión del pensamiento, el compromiso con la realidad social y la participación del claustro estudiantil en el gobierno universitario.
El marco del próximo centenario de la Reforma Universitaria de 1918, nos permite reflexionar sobre los sucesos acaecidos hace un siglo atrás.
La declaración del año 2018 como del Centenario de la Reforma Universitaria de 1918 asegura un símbolo que recuerde la democratización de los contenidos curriculares en las universidades del país y la libertad de cátedra entre otros logros que modificaron para siempre nuestra educación.
El valor intrínseco de la reforma fue el corrimiento del status quo con respecto a los valores y a la forma de gobierno del sistema universitario. En lo social significaría el acceso a la educación para las mayorías y la posibilidad de la 

expresión de diferentes ideas en el marco de las facultades. Este proceso generó un antes y un después y continúa siendo el punto de referencia del sistema de educación superior del país. Todo esto en un contexto educativo donde la influencia de la Iglesia se iba desdibujando y la secularización del Estado aumentaba.

El cogobierno estudiantil; la autonomía política, docente y administrativa de la universidad; la elección de todos los mandatarios de la universidad por asambleas con representación de los profesores, de los estudiantes y de los egresados; la selección del cuerpo docente a través de concursos públicos que aseguren la amplia libertad de acceso al magisterio; la fijación de mandatos con plazo fijo para el ejercicio de la docencia, solo renovables mediante la apreciación de la eficiencia y competencia del profesor; la asunción por la universidad de responsabilidades políticas frente a la Nación y la defensa de la democracia; la libertad docente; la implantación de cátedras libres y la oportunidad de impartir cursos paralelos al del profesor catedrático, dando a los estudiantes la oportunidad de optar entre ambos; la libre asistencia a las clases, son el legado que aquellos jóvenes del '18 le dejaron no sólo a los estudiantes, sino a todos los hombres y mujeres de un país que comenzaba a sentar las bases de su desarrollo universitario. 

En tal sentido, el mejor homenaje que se puede realizar ante este nuevo aniversario de la Reforma Universitaria en conmemoración a aquellos jóvenes que cambiaron nuestra historia, es declarar el año 2018  año de la  “Reforma Universitaria" en honor a esa gesta.

*Revisionista en Historia Argentina y latinoamericana (UNVM), Asesor (CEAPYG), Analista (CCRRII).
Twitter: @FedeTelloCba

Compartir esta nota en