Opinarg

A 54 años de la salida de Love me do


09 de octubre de 2016

Click en la foto para ampliar

05/10/2016



Hace más de medio siglo, cuatro pibes del norte de Inglaterra editaban su primer simple. No siendo de la capitalina Londres, las cosas se les habían complicado. Tocaban rock and roll y soñaban con conquistar el mundo tal como lo había hecho Elvis. Habían pasado temporadas tocando en la ciudad alemana de Hamburgo, puliéndose y habían dado con un manager de buena posición decidido a ayudarlos en su empresa. Pero llegar al disco no era tarea fácil por aquellos tiempos.


Luego de rebotar en casi todas las compañías, incluida la poderosa Decca que les tomó una prueba y los descartó con la consigna de que ?los grupos de guitarras estaban terminados?, un joven director de una subsidiaria de EMI decidió ver de que se trataba aquello. George Martin, director de Parlophone, no los tomó muy en serio al principio.

Mientras tomaba algo en el buffet de Abbey Road, su asistente vino a buscarlo diciendo que una canción le había llamado la atención. Aún con Pete Best en la batería, Martin notó que ese tema tenía ?algo?. Los citó para dentro de un par de meses para grabarlo, pero antes le aclaró al manager, Mr Epstein, que deberían cambiar al baterista.

A principios de septiembre de 1962, los Beatles vuelven a Abbey Road, esta vez con Ringo en los parches y con la canción más pulida. Martin les hizo grabar un tema que era un éxito asegurado y que según el les quedaría bien, pero la banda se amotinó y le dijo que querían hacer su propio material. El productor pensó un poco y los volvió a citar para la semana siguiente, pero esta vez tendría a un baterista de sesión listo para hacer que la canción suene como él quería. El pobre Ringo tomó la pandereta y con la mirada aun más triste que lo habitual acompañó de buena voluntad. Por fin, la piedra fundamental de la carrera del grupo más importante de la historia estaba terminada.

El 5 de octubre de 1962, bajo el sello Parlophone de EMI, salía el simple con Love me do en la cara A y P.S.I love you en la cara B. El tema llegó al puesto 16 del chart inglés, nada mal para un grupo de provincia. Pero la historia les deparaba una explosión inminente. En breve llegaría Please please me que treparía al N1 y la posibilidad de grabar un LP (larga duración). En 1963 estallaría la beatlemanía en toda Inglaterra y en 1964 la conquista de EEUU y del mundo entero.

Paul había compuesto la canción alrededor de 1958, a sus 16 años, inspirado en la chica que le gustaba. John colaboró con parte del puente poniendo uno de los primeros ladrillos de la dupla compositiva más importante de la música popular del siglo XX.

Se ha criticado a Love me do por su simpleza, pero la verdad es que es, sin duda, una declaración de principios. Paul la ha definido como un manifiesto. Si, claro, habla de amor y el amor fue de los más importante que hablaron los Beatles y otros tantos artistas.

Simple pero directa. Sus armonías en quintas constituyeron una novedad, la armónica de John le dio el aire portuario y la identidad necesaria, pero el entusiasmo que trasmitía y aún trasmite es inusual y fue lo que hizo que toda una generación los escuchara y los siguiera. Tiene una alegría que contagia, y en ese entonces sería aún más contagiosa.

Con Love me do los Beatles se dieron a conocer al mundo y aún se los seguimos agradeciendo.

Compartir esta nota en