¡Cada vez menos gas! Primer trimestre de 2017 con la peor caída desde 2013

Explicábamos en nuestro informe recientemente publicado que “el petróleo explica el 33% de la matriz energética primaria y sus productos derivados el 28% de la matriz secundaria. Es, como se advierte, un insumo clave para el normal funcionamiento del país”. No obstante, al concluir su primer año de gestión, los autoproclamados salvadores de una supuesta “crisis energética” nos obsequiaron un 4% de caída en la producción de crudo, producción cuya recuperación había comenzado con la renacionalización de YPF. Pero el desastre petrolero parece no tener fin, ya que el primer trimestre arrojó un desplome del 10,5%, esto es, el peor registro desde 1999 en cuanto a volúmenes de producción (año a partir del cual las Tablas Dinámicas permiten discriminar la producción de forma mensual) y la mayor caída interanual de los últimos 17 años. ¿Y con el gas natural?

El “crecimiento” gasífero de 2016
El gas natural es el insumo más importante de la matriz energética nacional. En 2015, participó con el 52% de la oferta interna de energía primaria (como gas natural de pozo) y el 44% de la oferta interna de energía secundaria (como gas distribuido por redes).

La producción de gas natural se recuperó ostensiblemente a partir de la renacionalización de YPF. Su tasa de crecimiento se extendió incluso en 2016 aunque, como ya fuera analizado por este Observatorio, dicho incremento se produjo gracias a un único yacimiento y puesto en marcha en 2013. Debajo, la evolución de la producción gasífera a nivel nacional:

Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. En 2016, la producción gasífera acelera su tasa de crecimiento, pasa de 3,4% en 2015 a 4,9%. Pero el incremento obedeció en básicamente al yacimiento Vega Pléyade, provincia de Tierra del Fuego. De no haber sido por él, la tasa de producción hubiera caído al 0,5% dado que en las principales provincias gasíferas la extracción cayó (en la mayoría estrepitosamente).

 

¿Desastre gasífero en 2017? ¿Y el tarifazo?
Todo apuntaría a que el primer interrogante sea respondido con un contundente “sí”. ¿Por qué? Según datos del Ministerio de Energía, el primer trimestre del corriente muestra que la producción de gas cayó interanualmente como no ocurría desde 2013:


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía.

¿Cómo entender semejante resultado -cuasi estancamiento de la producción en 2016 + desplome en el primer trimestre de 2017- en el marco del tarifazo? Vale recordar, en este sentido, lo expresado por la Resolución 212, normativa portadora de los nuevos cuadros tarifarios del gas (subrayado es nuestro): “… para promover inversiones en exploración y explotación de gas natural a fin de garantizar su abastecimiento y de emitir señales económicas claras y razonables, era necesario implementar un nuevo esquema de precio de gas natural en el PUNTO DE INGRESO AL SISTEMA DE TRANSPORTE (PIST)…”. Y acto seguido, aseguraba que dicho nuevo esquema tendrá “por objeto tanto la incorporación de reservas, como el aumento en la producción doméstica de gas natural…”.

Conclusión
Al concluir su primer año de gestión, los autoproclamados salvadores de una supuesta “crisis energética” nos obsequiaron un 4% de caída en la producción de crudo nacional, producción cuya recuperación había comenzado con la renacionalización de YPF. Al transcurrir los primeros tres meses del año, la producción de petróleo sigue en caída libre, comportamiento que por primera vez desde 2013 ahora se extiende al gas natural.

En efecto, la producción de gas entra al quirófano y con pronóstico reservado. ¿El anestesista? Sin dudas, el CEO-ministro Juan José Aranguren, representante de la principal compañía proveedora de GNL a nuestro país. ¿Y el cirujano? Más que formularse esta segunda pregunta y responderla, a esta altura del partido importa identificar el lugar donde está emplazado el mismísimo quirófano: en las oficinas centrales de la Royal Dutch Shell en La Haya. Allí es donde se define la política energética “argentina”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *