¿Cómo IoT (Internet de las Cosas) puede ayudar a mejorar el tránsito?

Violar las leyes, mentir o abusar del poder y/o de la posición dominante para obtener una ventaja, es la decisión que tomamos luego de instintivos ejercicios matemáticos que hacemos, evaluando el costo y el beneficio de cualquier acción.

Por ejemplo, si uno piensa: “Si piso más el acelerador, llegaré a tiempo al cine”, es lo que podemos llamar un pensamiento lógico. Se impone el criterio utilitario de llegar antes, pero muchas veces no nos preguntamos lo más importante: “¿Cuál es el riesgo implícito en conducir por encima de la velocidad permitida?”.

Cuatro cosas son las que se consideran al evaluar violar las normas:

  • ¿Cuál es el beneficio que obtendré?
  • ¿Cuál es el riesgo de ser descubierto?
  • ¿Cuál es el castigo si soy atrapado?
  • ¿Cuál es la relación entre el castigo y el beneficio?

Si entendemos esta simple ecuación matemática, es muy sencillo comprender qué sucede y cómo dificultarlo o evitarlo. Si el Estado no logra que el ciudadano pueda tener clara noción de que la probabilidad de ser atrapado y de que el costo de su falta es mucho mayor al beneficio por incumplir la regla, la ecuación seguirá resolviéndose a favor del incumplimiento.

Vale tener en cuenta que, la tecnología de GPS en los vehículos permite prevenir accidentes y violaciones de leyes, al aumentar las probabilidades de descubrir a quien no las respeta. Es difícil de creer que en pleno siglo 21, necesitemos radares para multar excesos de velocidad y prevenir así desgracias y daños materiales y personales.

Actualmente, los autos pueden enviar alertas al conductor y a la Policía cuando se exceden las velocidades máximas permitidas en rutas, calles o avenidas; incluso alertar y multar cuando un auto estaciona en un lugar prohibido, con la tecnología que hay en los autos, en los celulares y en los GPS. Si todos sabemos que estamos siendo vigilados y, muy posiblemente, multados, con seguridad meditaremos con más atención lo que aún parece una simple ecuación matemática.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *