Consejos para tener una vuelta saludable al cole

El inicio de clases de los chicos genera, muchas veces, la sensación y el deseo de que no llegue nunca, para poder mantener el estado de placer y disfrute que causan las vacaciones de verano. Por lo tanto, es normal que surja cierto grado de tristeza al imaginar la vuelta al colegio y retomar todas las obligaciones que los chicos tienen durante el año.

Para que los chicos puedan tener una adaptación activa y saludable, la vuelta al colegio implica cambios en los comportamientos adquiridos en las vacaciones. Esto significa retomar los hábitos que tenían antes del receso escolar. Algunos de ellos son:

  • Acostarse temprano a la noche para gozar de un descanso reparador
  • Empezar a cumplir con todas las actividades que el chico desarrolla al comienzo del año escolar; como deportes, idiomas, arte, música, etcétera
  • Poner límites al tiempo que se ocupa en las redes sociales y en los juegos en general

Los adultos tienen que adaptarse al regresar de las vacaciones y volver al trabajo; lo mismo sucede con los chicos al tener que regresar al colegio, ya que se trata de un cambio en donde están totalmente relajados y tienen que retomar nuevamente todas sus obligaciones.

En dicho proceso de adaptación, van a aparecer síntomas y sensaciones como:

  • desgano
  • apatía
  • angustia
  • irritabilidad
  • berrinches

Lo normal es que, con el paso de los días, estos síntomas vayan desapareciendo y el joven pueda realizar todas sus actividades.

Algunos tips que los padres pueden implementar son:

  • se aconseja que la vuelta de las vacaciones sea unos días antes del comienzo de clases, para que el chico pueda adaptarse y organizarse y que el cambio no le resulte tan brusco
  • hábitos: una semana antes de comenzar la escuela, sería importante que, de manera gradual, el chico vaya modificando sus horarios de acostarse y levantarse, para que al comenzar el colegio ya este habituado
  • mensajes positivos: los padres tienen que motivar a los hijos de manera positiva, por ejemplo, lo bueno que va a estar reencontrarse con los compañeros; que van a poder compartir y disfrutar de los diferentes juegos y actividades; etcétera
  • reforzadores: los padres no tienen que reforzar las conductas negativas de los chicos, por ejemplo, sentir culpa frente a los berrinches de los chicos cuando no quieren ir a la escuela, porque dichos comportamientos se mantienen. Lo ideal es mantenerse firmes y reforzar de manera positiva la vuelta al colegio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *