Opinarg

“DAÑO COLATERALES” DE UN ENAMORAMIENTO FORZADO


02 de octubre de 2018

Por Victoria Donda

La diputada nacional Victoria Donda manifestó su opinión sobre el recorte presupuestario a la Educación: “Como es sabido, el acuerdo de toma de deuda con el Fondo Monetario Internacional no venía incondicionado, y el ya anunciado ajuste de las metas de déficit fiscal pronosticaban el recorte de las distintas partidas presupuestarias para el 2019, donde en el marco de la lógica de mercado, la de educación se presenta como una de las partidas más prescindibles. Así pues el proyecto oficial de presupuesto presentado por el Ejecutivo, prevé un ajuste de gastos que se sentirá fuertemente en la educación inicial, primaria, secundaria y superior (institutos de formación docente y técnica), donde, según los datos oficiales publicados por el Ministerio de Hacienda, se registra una caída, en términos nominales, de un 18,9% del presupuesto, que, teniendo en cuenta una inflación (que el mismo proyecto incluye) de 34,8% para 2019,  representa, en términos reales, una caída de más del 39%”

 

      Por otro lado, Donda hizo un balance de toda la gestión Macri con respect a la educación: “El cuarto año de gestión macrista también será el cuarto de caída consecutiva de la inversión educativa, que según los datos oficiales llegará a 1,25% del PBI en 2019, donde en 2015 era de un 1,66%. Prioridades donde las haya, distinto es el panorama para el sector financiero, siendo que para el 2019 se espera otro incremento del pago de intereses, los cuales llegarán a 17,9% del gasto total, mientras que la rebaja de la participación de la educación, cultura y ciencia y técnica hará que ésta alcance solamente el 6,8% del gasto total. Hace unos días el presidente Mauricio Macri exclamaba, ‘espero que toda la Argentina termine enamorada de Christine’, en referencia a la directora gerente del FMI, añadiendo con ello un nuevo ítem a la retahíla de ‘cursilerías’ características de esta romántica ‘revolución de la alegría’.  Será pues, falta de poeticidad la nuestra, que no nos rendimos enamorados, ni ante el expolio financiero, ni, mucho menos, ante el vaciamiento de la educación pública”.

Compartir esta nota en