Opinarg

El comercio PyME con dificultades para implementar los ?Precios Transparentes?


05 de febrero de 2017

Frente a la confusión que está generando la implementación de los ?Precios Transparentes? es necesario que el gobierno formule una campaña intensa y eficaz aclaratoria, debido a que el 80% de los comercios PyME no comprende la medida ni cómo instrumentarla.

Eso está generando altercados entre consumidores y vendedores que perjudican a las PyMES, que ya tiene como carga los aumentos recientes en las tarifas de luz, gas y combustibles y la caída en las ventas durante todo 2016.

Desde que el gobierno promovió esta medida, se inició una campaña generando expectativas de que los precios caerían un 20%, cuando en realidad en los comercios PyME sucedían varias cosas:

  1. Muchos ya venían bajando los precios de contado o promoviendo grandes descuentos y liquidaciones por falta de ventas. Por lo tanto, no tienen margen para seguir bajándolos.

  2. La mayoría de los comercios pequeños y también muchos medianos que daban la posibilidad de financiamiento, ya cobraban un interés por el precio financiado porque las tarjetas no les daban las mismas condiciones que a las grandes cadenas. Y justamente eso les generaba pérdidas de ventas en las manos de los grandes comercios que sí ofrecían cuotas.

  3. Otra proporción importante de PyMES sólo aceptaban tarjetas en un pago, o no aceptaban.


¿Qué está sucediendo ahora? Frente a la confusión y malos entendidos de esta medida, los consumidores acuden a esos negocios y perciben que el empresario le modificó las condiciones de venta ya sea subiendo el precio, agregando el interés, o eliminando el financiamiento, cuando en realidad mantuvo las mismas condiciones que antes.

Preocupa que todo esto se produce en un contexto de varios meses de contracción de la demanda.

Desde CAME se realizaron, entre el miércoles 1 y el viernes 3 de febrero, reuniones intensas con 150 comerciantes adheridos a cámaras nucleadas por la entidad y relevamientos directos entre 357 comercios del país para comprender más a fondo cómo se está comportando el comercio minorista.

 

Los resultados ayudan a clarificar

l El 28% de los comercios analizados aún no implementó la norma porque no la comprende o está analizando cómo hacerlo.

l Otro 31,9% no la aplica porque ya cobraba precios diferentes por pago ?efectivo, en una cuota o débito? y pago ?en cuotas?.

l El 20,2% no la aplica porque no acepta tarjeta o porque sólo acepta tarjetas en un pago y los precios entre esas dos modalidades siempre fueron iguales.

l Es decir, el 80,1% de los comercios PyME no cambió nada frente al martes 31 de enero.

l Además, el 4,8% de los comercios relevados que antes cobraban cuotas sin interés disminuyó entre 5% y 10% el precio de venta en efectivo o un pago, pero aumentó entre 10% y 20% el precio con financiamiento en seis cuotas.

l Sólo el 15,1% de los negocios relevados mantuvo el precio en un pago o efectivo, pero aumentó el precio con financiamiento, cuando antes cobraban cuotas sin interés absorbiendo ellos los costos. Los aumentos declarados en cuotas sin interés rondan el 10% para seis pagos.

l Frente al desorden, muchos comercios están poniendo el precio en un pago o efectivo y carteles donde dice ?consultar en caja por opciones de financiamiento?. Eso está generando cierta sensación de ambigüedad en el consumidor de que los precios se incrementaron, cuando no ocurrió así en el comercio PyME.

 

 

Llevará un período de adaptación poner en funcionamiento la medida en las PyMES porque todavía se está capacitando al personal y determinando la cartelería. El cálculo del costo financiero total no es una práctica habitual en los comercios pequeños.

Mientras tanto, es necesario darle claridad a la medida y evitar enfrentamientos. Simultáneamente, hay que monitorear lo que ocurre en los próximos meses con las ventas, especialmente de bienes durables. Teniendo en cuenta que productos como electrodomésticos, artículos electrónicos, materiales para la construcción, muebles, indumentaria, calzados, entre otros, se consumen mayormente a plazos de entre 3 y 18 meses (pocos consumidores tienen capacidad de adquirirlos en un pago), si la medida no es clara puede terminar siendo perjudicial.

Del recorrido PyME quedaría claro que el principal problema estaría en las grandes cadenas comerciales. Allí es hacia donde deberían apuntar este tipo de medidas, porque son quienes forman precios y quienes suelen desorientar al consumidor con las ofertas y promociones. Los chicos, en general, no lo hacen.

 

Clientes vs. comercios

Analizando 1.178 comentarios vinculados a los Precios Transparentes de sitios web de los diarios Ámbito Financiero, Clarín, La Nación, Infobae, La Voz del Interior, junto al Facebook institucional de CAME, se pudo ver que:

l El 59,1% de los comentarios fueron adversos a la medida

l El 34,2% fue protestando contra los comercios, principalmente hacia los más grandes y reconocidos

l El 6,3% a favor del gobierno y la medida

l El 0,4% restante salió en defensa del comercio

 

Compartir esta nota en