Opinarg

El futuro se puede construir


08 de noviembre de 2016

¿Qué sabemos de lo que puede ocurrir en el mundo en los próximos 30 años? Algunos responderán ?nada, el futuro es imprevisible? y es cierto. Pero otros responderán mucho y también tendrán razón.

Por ejemplo, sabemos que la tecnología planteará al mundo un reto inapelable: la automatización de muchas tareas que hoy son manuales hará desaparecer 7 puestos de trabajo por cada 2 que cree. Además, para cubrir esos 2 nuevos puestos se necesitarán personas con conocimientos específicos, que les permitan interactuar con las nuevas tecnologías.

La temperatura del mundo subirá, no sabemos cuánto, pero lo suficiente para cambiar paisajes que hasta ahora nos parecían eternos. Solamente un grado más en el promedio mundial alcanzará para que la mayoría de los arrecifes desaparezcan.

Los recursos naturales -el agua, la tierra, los minerales- serán cada vez más escasos.
Las expectativas de vida aumentarán y tendremos una población cada vez más vieja y, por lo tanto, con necesidades distintas.

Las ciudades serán el lugar donde viva el 70% de la población y solamente un 30% vivirá en el campo.

Todos estos cambios y muchos más son inevitables, porque son el resultado de cosas que estamos haciendo los seres humanos actualmente. Es por eso que muchos países ya están pensando en cómo enfrentar ese futuro. Para hacerlo, apelan a una serie de disciplinas que se agrupan bajo el nombre de Prospectiva o Estudios de Futuro.

Uno de los lugares más eficientes que han encontrado para encaminar estos estudios son los Parlamentos. Finlandia es el país pionero: en la década del 90 el Senado formó un comité para analizar las tendencias del futuro. Fue tan exitosa la experiencia que ese comité pasó a ser permanente. Brasil cuenta con una Comisión del Futuro desde 2011 y Chile desde 2012.

Por su parte, Japón tiene, desde 2011, una Comisión Especial de Ciencia, Tecnología y Promoción de la Innovación en su Parlamento. Hay iniciativas similares en Francia, Hungría. Israel, México, Letonia. Países muy distintos que, sin embargo, han arribado a soluciones similares. Creemos que el momento de Argentina ha llegado.

Necesitamos un lugar donde los expertos de cada disciplina -que existen en el país y están trabajando- puedan canalizar sus investigaciones y aportar sus saberes para que el futuro no nos sorprenda y así tomar las medidas para construir un futuro mejor para el país y la región. Ese lugar debe ser el Parlamento. Allí debe radicar la Comisión de Futuro de la Argentina y, a partir de ahí, irradiar sus análisis, pronósticos y recomendaciones hacia las distintas áreas de Gobierno. Crearla será un paso enorme en la construcción de una Argentina mejor para nuestros hijos.

 

8/11/2016

Compartir esta nota en