El rompehielos ARA Almirante Irízar realiza una navegación de ajuste luego de 10 años de inactividad

El rompehielos ARA Almirante Irízar zarpó este mediodía del Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR), dependiente del Ministerio de Defensa, para realizar una navegación de ajuste de propulsión luego de ser sometido a un proceso de reconstrucción y modernización tras el incendio sufrido en el 2007 que lo dejara fuera de servicio.

El buque volvió así a mover sus hélices para surcar las aguas argentinas en una Navegación de Ajuste de Propulsión.

Durante la navegación se llevarán adelante verificaciones y ajustes de sistemas, equipos y motores de propulsión para evaluar su respuesta ante diferentes exigencias.

Se trata de un paso fundamental en el proceso de las Pruebas de Aceptación tanto de Puerto (H.A.T. – Habor Acceptance Test) como de Mar (S.A.T. – Sea Acceotance Test) y de Hielo, que permitirá obtener la certificación final del DNV y entregarlo para la fuerza naval antártica a la Armada Argentina.

Desde principios del 2010 el equipo de profesionales de Tandanor asumió el compromiso de devolver a la Nación el emblemático buque, con los requerimientos que impone una visión estratégica sobre nuestra presencia en el continente blanco en cumplimiento de todas las normativas internacionales para salvaguardar la vida humana en el mar y el cuidado medioambiental.

Tras el proceso de reconstrucción y modernización, el Almirante Irízar se convirtió en un rompehielos único en el hemisferio sur; incorporó tecnología de última generación, duplicó su capacidad de transporte de G.O.A. (Gas Oil Antártico) e incrementó en un 600 por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *