Elecciones en Francia: Abstención histórica, indecisos llegan al 34%

Elecciones en Francia: Abstención histórica, indecisos llegan al 34%

Según analistas locales y encuestadoras consideran que el actual escenario de campaña podría beneficiar a los seis candidatos menos conocidos. La situación general es volátil, un 36% dice que podría cambiar su voto, según el último sondeo de la firma Ipsos, publicado este martes en Le Monde. El debate que esta noche convoca, por primera vez, a los 11 candidatos se espera sea más interesante que el primero.
El debate que proponen este martes las cadenas privadas BFM TV y CNews les da una nueva oportunidad a los franceses de examinar sus opciones. El primer cara a cara, entre los cinco candidatos punteros, duró tres horas y media, pese a lo cual 10 millones de espectadores lo siguieron. Otra muestra de que la falta de interés no es uno de los problemas de estas elecciones.
Cualquier pequeña variación de voto que consiga un candidato menor podría tener un impacto real en la relación de fuerza de los principales candidatos: la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, el centrista Emmanuel Macron, el conservador François Fillon, el socialista Benoît Hamon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon.
La alta cifra de abstención es la mayor en la historia de la V República, el dato resulta sorprende sobre todo porque el nivel de interés por el proceso electoral (hasta el 79% de los franceses se declara interesado o muy interesado por los comicios) es muy alto. La campaña se ve marcada por una desconfianza hacia la clase política, tanto para la izquierda como la derecha, basado, quizás, en la falta de resultados en materia económica y social. A lo que se une un tema particularmente fuerte: la corrupción. Todo esto lleva a pensar a los expertos que, o bien la abstención podría ser una forma de protesta o que parte de los que dicen ahora que no van a votar cambiarán de opinión en el último momento, lo que podría provocar sorpresas que tengan un impacto sobre el resultado.
La dirigente de la formación eurófoba es la única a la que todas las quinielas le dan acceso casi seguro a la segunda vuelta, que se celebrará el 7 de mayo. La batalla principal, por tanto, se libra entre los candidatos que aspiran a retarla en la cita electoral definitiva y, probablemente, convertirse así en el nuevo ocupante del Elíseo, ya que, hoy por hoy, los expertos siguen convencidos de que el camino de Le Pen llegaría a su fin en esa segunda vuelta.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *