Es más fácil aprender idiomas en la infancia ¿mito o realidad?

“Aprender un idioma mientras se es joven es más fácil”. Este es uno de los consejos más comunes que escuchamos cuando se trata de aprender un idioma. Pero ¿es cierto?

Existen algunos aspectos del aprendizaje de idiomas que les resultan más fáciles a los estudiantes más jóvenes. La capacidad de adquirir el mismo acento que un hablante nativo, por ejemplo, se dice que disminuye cada año después de la pubertad debido a los cambios físicos en el cerebro. Esto significa que los estudiantes adultos a menudo tienen que hacer más esfuerzo en el aprendizaje en comparación con los niños.

Otro factor es simplemente el tiempo. Los niños tienen más tiempo para dedicar al aprendizaje, es un trabajo de jornada completa para ellos a lo largo de sus años escolares.

No son muchos los adultos que tienen el lujo de dedicar ese tiempo a su propio aprendizaje.

El último factor que hace que parezca que los jóvenes pueden aprender más rápido es su falta de miedo. Los jóvenes tienden a estar más dispuestos a aprender de nuevas formas y les resulta más fácil superar su miedo a cometer errores. Equivocarse es una parte natural del proceso de aprendizaje y es lo que ayuda a la gente a explorar nuevas áreas de una lengua con el fin de llegar a expresarse de manera más eficaz. El miedo a cometer errores es lo que a menudo detiene a los estudiantes adultos cuando alcanzan un nivel intermedio en un idioma y por esto se atascan en una rutina sin hacer mayores progresos.

Con todos estos obstáculos a superar, ¿pueden realmente los estudiantes adultos aprender un idioma igual de rápida y eficazmente que un niño? Sí, pueden. Simplemente deben tomar las ventajas de sus puntos fuertes.

En primer lugar, los estudiantes adultos tienen más clara la motivación para aprender un idioma. Ya sea la oportunidad de conseguir un mejor trabajo o un aumento de sueldo, viajar por el mundo o simplemente un hobby, una motivación clara hace que sea más fácil para los estudiantes adultos establecerse unas metas y llegar a ellas más rápido.

Otra ventaja para los adultos es tener una estrategia de aprendizaje eficaz. Si sabés qué tipo de estudiante sos y has tenido tiempo de probar varios métodos de aprendizaje diferentes, es más fácil saber qué tipo de estrategias te van a ayudar a aprender más rápido.

Para los estudiantes de inglés de negocios, conocer en profundidad la materia es un factor importante. Los alumnos más jóvenes que quieren aprender inglés de negocios a menudo sufren el problema de que no tienen los conocimientos básicos para comprender realmente lo que significa el nuevo vocabulario. El conocimiento previo que los estudiantes de más edad tienen los sitúa en una situación de ventaja cuando se trata de aprender inglés para un propósito específico.

Está claro que ser un adulto no significa estar en desventaja cuando se trata de aprender un idioma. Sólo se trata de saber manejar las cualidades que tiene la edad en beneficio del aprendizaje y así vas a conseguir alcanzar tus objetivos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *