Opinarg

Lealtad, educación y los desafíos en tiempos de ajuste


18 de octubre de 2016

24 Rectores de Universidades Nacionales de todo el país en Avellaneda. La excusa fue encontrarse en el Teatro Roma para compartir ?EVA PERON Resucitada en los tiempos del rencor? la obra con puesta, dirección y actuación de Vicente Zito Lema. El anfitrión Jorge Calzoni rector de la Universidad nacional de Avellaneda reunió a 24 pares de distintas universidades públicas de todo el país. Tras disfrutar la obra que imagina una resurrección de Evita en una fábrica, una narración cargada de símbolos y enmarcada en la actualidad, los responsables de las casas de estudio, se nuclearon en el Club Pueblo Unido, tradicional casa sobre la Plaza Alsina de Avellaneda.

En el marco de las coincidencias, que no son sólo ideológicas, el número importante de rectores señaló la necesidad de aunar criterios frente a las políticas públicas y presupuestarias que el gobierno nacional pretende aplicar afectando la educación superior. El recorte no solo conforma un quebranto de números y cese de programas, significa, según se escuchó en la cena, la revelación de los que pretende el gobierno respecto de la educación superior. Cuando el Ministro del área, con citas realmente provocadoras, critica ofensivamente a la educación en general, marca el sentido y el compromiso de de éste gobierno, anunciando un aumento del presupuesto en un 50% pero sin contar en impacto de la inflación, las tarifas y la discusión paritaria que inexorablemente ya está marcando un 2017 deficitario. En la universidad, en la investigación, en la ciencia y la tecnología, se ven en forma incontrastable esas señales de profundo desinterés, donde el recorte supone achicamiento, exclusión y la pérdida de oportunidades.

Los rectores, que no rehúyen al dialogo, observan con desazón, el comportamiento de algunos de sus pares, quienes en la otra época decidieron abrazar el proyecto de expansión de la educación -en los últimos años del gobierno de CFK había alcanzado más del 6% del presupuesto nacional- y ahora parecen resignados a aceptar las nuevas reglas de juego. El espacio que nuclea al importante grupo que se juntó en Avellaneda, si bien mantiene abierto los espacios de diálogo, procurará torcer las decisiones que afectan profundamente sus universidades y ratificar, justo en el 17 de octubre, su lealtad con el compromiso de la educación inclusiva y abierta a toda la comunidad frente a las recetas neoliberales, cuyos fracasos costaron tanto para la recuperación.


18/10/2016

Compartir esta nota en