Lekeitio, el bodegón Vasco que desembarcó en Chacarita

Dicen que para elegir  profesión, uno tiene que tomar lo que mejor hace y explotarlo al máximo. Este es el caso del joven cocinero vasco Shanti Aboitiz, quien en junio de 2016 abrió en el barrio de Chacarita un Bodegón Vasco que ofrece una experiencia para disfrutar con familia, amigos y vecinos, donde se come y se bebe bien, a un precio apropiado.

“Vengo de vascos y cada vasco lleva adentro suyo un cocinero” dice Shanti, quién decidió nombrar su restaurant “Lekeitio” en honor al pueblo natal de su tatarabuelo.

A los quince años Shanti realizó un viaje por el País Vasco y el sur de Francia, donde descubrió su pasión por la gastronomía llevando por el sabor de la comida local y el buen vino.

Luego de realizar diversos estudios en Colorado, Buenos Aires y Barcelona, aterrizó en Ezeiza para quedarse. Proveniente de una familia que celebra la cocina, Shanti se crió rodeado de comidas y recetas ancestrales del País Vasco y de Filipinas, de donde también procede. Plasmadas en varios libros editados, estas recetas se conservan como tesoros en su legado familiar. Lekeitio entonces, intenta ofrecer una experiencia que trasmita la esencia de las grandes comidas de la familia Aboitiz, donde la tradición y los sabores, se mezclan en un ambiente divertido y relajado.

El Bodegón se emplaza en un gran salón para 60 comensales con sillas y mesas de madera, algunas altas y otras comunitarias, y una gran barra con banquetas a lo largo de todo el espacio.

En las paredes, a través de fotos, cuadros y objetos, se puede recorrer la historia familiar de los Aboitiz y también la de varios de los empleados del restaurante, siempre vinculado a la gastronomía.

Además, al fondo se abre un patio rodeado de plantas que invita a disfrutar, resguardado por un fogón que está siempre prendido en las noches frías.

La carta de Lekeitio se divide en dos propuestas que logran una interesante sinergia: platos clásicos y  platos de estación que varían cada cuatro meses, de acuerdo a los productos de temporada. Tanto las raciones (entradas) como los principales, son una reversión de la cocina vasca, adaptada a los productos locales, principalmente ingredientes de mar, pescados y mariscos, pero también carnes y opciones vegetarianas.

La Tortilla de papa bien babé ya se transformó en una clásico entre sus clientes habituales, se puede pedir con chorizo colorado. Las Gambas al ajillo, las Croquetas de pescado o de bechamel y panceta y el delicioso Chorizo a la sidra, se cuentan entre las raciones. Los principales son suculentos, con opciones tales como el Pastel de papa y carrilleras al malbec,  o el Contrabando de Txipirones: un plato clásico de la familia Aboitiz que consiste en chipirones rellenos con morrón, cebolla y chorizo, en su tinta, y se sirve con arroz pegado. O la Señora Milanesa: enorme, de ojo de bife empanado con panko, cuya carne está marinada en mostaza dijón y especias, servida con ensalada mixta y alioli casero (mayonesa de ajo).

Para acompañar este festín de sabores cuenta con una gran variedad de bebidas: cerveza artesanal tirada, vinos de la bodega Catena Zapata y una interesante carta de tragos ideada por Miguel Angel Paissan, con clásicos de la coctelería en donde se destacan sus catorce variedades de gin, opciones de Negronis, Aperol, Sidra y Patxarán, licor típico vasco realizado en base a un fruto rojo del mismo nombre, que se sirve en un copón con mucho hielo. Además, los camareros sirven agua filtrada durante toda la comida de manera gratuit

Dentro de los postres se destacan Al Carajillo, natilla de café con almíbar de cointreau y balsámico, la Tarta vasca de crema pastelera y almendras con coulis de naranja o el Flan de dulce de leche, con crema ácida y óreo casera.

Lekeitio pisa fuerte en el barrio de Chacarita e invita a disfrutar su excelente comida vasca, en un ambiente que celebra el buen comer y beber. Con un servició atento y amigable, este Bodegón moderno atrae a comensales de todas las edades a encontrarse con otros en un clima distendido.

Dirección: Santos Dumont 4056

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *