Opinarg

Llegada de los reyes magos desde la psicología


05 de enero de 2017

Click en la foto para ampliar
La noche del 5 de enero muchos pequeños, junto con sus padres, preparan el pastito, el agua y la comida para los camellos de los Reyes Magos, con la ilusión y la alegría de encontrar, al otro día, los tan ansiados regalitos que los Reyes dejan.

¿Quiénes son los Reyes? Es una pregunta muy frecuente que los niños realizan y muchas veces los adultos no saben que responder.

No se debe mentir para que el niño continúe sosteniendo la ilusión un tiempo más, ya que cuando los chicos preguntan, es porque han visto o se han dado cuenta de algo. Por lo tanto, es importante responder siempre desde la verdad y no dar respuestas evasivas o con términos que el chico todavía no puede entender.

Es normal que muchos chicos tomen la noticia con angustia y desilusión, ya que tienen que abandonar la creencia y la fantasía sobre los Reyes Magos y aceptar la realidad.

Acceder a todas las demandas y caprichos de los hijos y no poner límites, puede resultar perjudicial para ellos, ya que no los ayuda a aprender a tolerar la frustración, es decir, a entender que no siempre van a poder obtener todo lo que lo quieren, lo cual les va a permitir también tener pensamientos más flexibles, ayudándolos a tener una adaptación más saludable al exterior.

Por lo tanto, la función de los padres sería estimular el pensamiento ?me gustaría o desearía que los Reyes me puedan traer un determinado regalo, pero si esto no sucede no se termina el mundo, igual voy a poder disfrutar de los regalos que reciba?.

Por otro lado, muchos padres experimentan un gran sentimiento de culpa cuando tienen que decir no, por diferentes circunstancias, al pedido de sus hijos.

El no se trata de un límite, esto significa que son reglas de juego a cerca de lo que se puede y lo que no, lo cual va a ayudar en la organización interna del aparato psíquico del niño.

Un error muy frecuente, es asociar el no con lo afectivo, lo cual se trata de una distorsión cognitiva, interpretación errónea de la realidad, ya que el no, el único significado que tiene es no; por lo tanto, todo lo que le podamos agregar corre por cuenta de cada uno.

Compartir esta nota en