Opinarg

Los mercados festejan la señal de Alberto de renegociar la deuda "a la uruguaya" sin quita


27 de septiembre de 2019

Tras el compromiso del candidato peronista, el riesgo país baja un 3,40% y los ADRs en Wall Street suben hasta un 7%.

Click en la foto para ampliar

El mercado celebró el compromiso de Alberto Fernández de encarar una renegociación de la deuda "a la uruguaya" sin quita de capital y abrió este viernes con una importante mejora de todos los indicadores.

El riesgo país retrocede un 3,4% para alcanzar los 2.157 puntos básicos, con su consecuente efecto en los bonos que saltan hasta un 5,6% en el caso del AY24, uno de los que más volumen opera.

En tanto, el Merval repunta un 2,44% y los ADRs de las principales firmas argentinas en Wall Street tienen un alza generalizada que es liderada por bancos como Supervielle (772%), Francés (3,77%), Macro (4,57%) y Galicia (5,4%).

En su paso por la Fundación Mediterránea en Córdoba, el candidato peronista aseguró que "por las condiciones internacionales, no va a ser difícil hacer algo parecido a lo que hizo Uruguay, lo he hablado con inversores internacionales". "Yo siento que esa deuda vamos a poder afrontarla en una negociación seria y sensata con los acreedores y vamos a ganar tiempo para crecer", agregó.

el vicepresidente de la oficina de análisis crediticio de Moody's Gabriel Torres pidió expresamente seguir el ejemplo del país vecino para no cerrar la puerta a un futuro regreso al mercado de capitales, necesidad que aparecerá indefectiblemente según la calificadora.

En 2003, Uruguay acordó un alargamiento de los plazos de vencimiento de sus obligaciones, al ofrecer dos tipos de bonos: los primeros fijaban un reperfilamiento de cinco años en promedio, mientras que los otros se estiraban a 30 años. 

El proceso fue acompañado por un sólido programa fiscal que permitió volver a tomar financiamiento a sólo seis meses de la firma de aquel acuerdo. Este es un punto sustancial, ya que al igual que en la experiencia ucraniana del 2015 y de la Argentina en 2005, Uruguay tenía un superávit fiscal primario del 3% del PBI, lo que permitía garantizar que los nuevos compromisos postergados iban a contar con recursos suficientes para no tener que ser renegociados nuevamente.

No obstante, el caso uruguayo no podría ser imitado al pie de la letra aunque se quisiera dado que dicho país se anticipó a un proceso de cesación de pagos, no como Argentina que ya prorrogó unilateralmente su deuda local de corto plazo.

Más allá de esta complicación, el mercado está celebrando la moderación del peronismo, ya que temía la posibilidad de una fuerte quita como la que logró Néstor Kirchner. "Es evidente que el candidato con más posibilidades de ganar en octubre está llevando tranquilidad a los mercados mostrando que Argentina puede solucionar el tema de su deuda sin repetir el error del 2001-2005", explicó a este medio el analista de mercados Francisco Uriburu.

"A medida que se inicien las negociaciones dará la posibilidad que las empresas privadas puedan refinanciar sus obligaciones y hasta conseguir nuevos créditos", agregó.

Compartir esta nota en