Opinarg

Otra vez despidos en el CONICET


13 de diciembre de 2016

Click en la foto para ampliar
En las últimas semanas trascendió, de la mano de la miembro del Directorio de CONICET, Dora Barrancos, que los ingresos a Carrera de Investigador Científico (CIC) del CONICET se reducirían a 385. Desde entonces, no medió ninguna comunicación oficial, lo que no hace más que confirmar el recorte de alrededor de un 60% respecto al promedio de ingresos de los último años.

Es innegable que la expulsión de trabajadores científicos se enmarca en un contexto de ajuste generalizado, del cual el CONICET y otros organismos de Ciencia y Técnica no son ajenos. Sin embargo, estos problemas no son nuevos. Tal como reconocieron el Ministro de CyT, Lino Barañao, y el presidente de CONICET, Alejandro Ceccatto, estos problemas vienen de arrastre. Por ejemplo, en CONICET desde 2013 se adeuda el pago de la línea de subsidios para los Proyectos de Investigación Plurianuales (PIP). Además, el retraso en el alta de los ingresos a CIC, atados al presupuesto disponible en cada momento, ya es política oficial del organismo. La pregunta es: ¿por qué estos ex funcionarios kirchneristas nunca denunciaron la situación presupuestaria que ahora ?develan??

Sin embargo, el problema presupuestario no explica todo el cuadro. El despido de cientos de trabajadores formados en el CONICET no se podría realizar si no fuese por la extrema precarización a la que estamos expuestos los investigadores del organismo. En primer lugar, gracias a la figura del ?becario?, al que se le adjudican tareas de ?formación? y ?estudio?, el CONICET goza de siete años de trabajo en negro sin la mínima cobertura de los derechos laborales más elementales. En realidad, los ?becarios? son profesionales universitarios, con títulos de grado, que se dedican a investigar (producir conocimiento científico) bajo la condición de cumplir con un doctorado. Llegan a la presentación para el ingreso a carrera luego de ganar dos concursos con rigurosos requisitos (tener un promedio alto, publicaciones en revistas de alto impacto, proyectos sólidos, aunque no se conocen los puntajes que se otorga a cada publicación, por ejemplo, ni cuántas son necesarias). Es decir, constituyen el primer escalafón de la carrera de investigador científico. Gracias a estas nefastas condiciones de trabajo, es que el CONICET niega cualquier vínculo laboral y permite que tras siete años de trabajar en una línea de investigación, esta quede caduca y los becarios sin trabajo.

Pero el problema no termina ahí. Tras cumplir con dos periodos de beca (uno de cinco años de beca doctoral y otro de dos años de beca posdoctoral), los ex becarios se presentan para ingresar a la CIC. Allí reina la mayor discrecionalidad. En los concursos de ingresos a carrera no existen veedores, puntaje de corte ni orden de mérito. No existen criterios públicos de evaluación, por lo cual los trabajadores se ven entrampados en una rueda de hámster de producción de artículos que nunca se sabe si serán suficientes para el criterio subjetivo de los evaluadores. Aun peor, existen cientos de recomendados por las diferentes comisiones a los que se les deniega el ingreso, sin mediar explicación alguna. Es decir, los concursos son una herramienta fundamental para concretar despidos sin consecuencias aparentes.

En rigor, lo que corresponde decir es que CONICET viene despidiendo trabajadores desde hace tiempo. Para eso, se vale de condiciones de trabajo precarias y de evaluaciones cuyos criterios siguen sin ser públicos ni estables, lo que permite que sean arbitrarias y usadas para expulsar investigadores de un sistema sin ningún tipo de transparencia. A estos compañeros despedidos ni siquiera se les ofrece alternativa laboral en algún otro ámbito de investigación pública. El ajuste del presupuesto en ciencia y técnica propuesto por el macrismo y votado por el kirchnerismo profundizó esta expulsión de científicos del sistema.

Por estos motivos, desde Jóvenes Científicos Precarizados convocamos a todos los trabajadores del sistema científico y a la sociedad en general, a exigirle al Directorio las explicaciones pertinentes y que todos los recomendados por las comisiones asesoras sean incorporados a la Carrera de Investigador Científico. Nos concentramos en Godoy Cruz y Av. Santa Fe el miércoles 14/12 a las 11 hs.

Contacto:

FB: /JCPBsAs
TW: @JcpBuenosaires
E-MAIL: jcp.buenosaires@gmail.com

 

Compartir esta nota en