SANCOR: ATILRA acusa a la cámara lechera

Crisis en Sancor

El Secretario General de ATILRA, Héctor Ponce, acusó a la Cámara de la Industria Láctea de tener de rehén a Sancor para buscar flexibilizar las condiciones laborales del sector.

“La industria secuestró a Sancor y quiere que Atilra pague el rescate” ironizó en una entrevista que concedió a Gustavo Sylvestre en Radio 10.

Argumentó que “las cámaras empresarias utilizan a Sancor como rehén y no tienen ningún problema en desequilibrarla, de sacar provecho de la situación, para que desaparezca sin tener en cuenta que Sancor es mucho más que unos miles de trabajadores; son pueblos enteros que se erigieron alrededor de ella y que perderían su identidad, sus trabajos y su fuente vital”.

Ante este situación, el gobierno acordó con la cooperativa y el sindicato, una ayuda del orden de los 450 millones de dólares para paliar las situaciones coyunturales, pero, remarcó Ponce “las cámaras empresarias pusieron como condición para que se otorgue esta ayuda a Sancor, que todos los trabajadores del sector resignaran derechos adquiridos, flexibilizaran el convenio y que no se discutan incrementos salariales por todo este año” subrayó.

“Esta petición es descabellada e inconstitucional. Se nos pide que violemos la ley y ningún dirigente o funcionario pueden violar las leyes que protegen el trabajo”, sentenció.

Por otra parte, el titular de Atilra subrayó que “estamos viviendo esta situación con mucha angustia pero hay que ser muy claros: los trabajadores de Sancor no son responsables de nada porque la crisis de la empresa no la generaron los trabajadores. Ni los trabajadores ni el sindicato dirigen a la empresa y nunca han tomado ninguna decisión sobre Sancor. Demás está decir que sólo hemos puesto el hombro aceptando que los trabajadores de Sancor posterguen un aumento del 15% en el salario, la suspensión del pago de los aportes por más de $ 140 millones de pesos, 12 meses de gracia en las deudas, sin gastos, sin intereses y sin honorario”.

Por último remarcó que “si no se le brinda la ayuda que Sancor necesita para poder ordenar definitivamente sus cuentas y reconvertirla, le sacan el respirador artificial” y con ello “la empresa “desaparecerá perdiendo la Argentina una empresa insignia de la lechería, 4.000 trabajadores a la calle y otros miles en forma indirecta”. “Esto es una pena, una picardía y una cobardía que se la utilice teniendo la posibilidad de ayudarla”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *