Un helicóptero midió glaciares en el marco de un proyecto del Instituto Antártico Argentino

 

El Ministerio de Defensa, que conduce Julio Martínez, informa que en el marco del proyecto Operación Radar de Hielo del Instituto Antártico Argentino, que se realizó en conjunto con Alemania, un helicóptero Bell 212 -adaptado con un sistema especial de radar-, realizó mediciones de espesores de glaciares en islas cercanas a la base Marambio.

La actividad se llevó a cabo a partir del requerimiento formulado por el Instituto Antártico Argentino (IAA) y en el marco del proyecto Monitoreo remoto de variables medioambientales para el estudio de glaciares y apoyo a las operaciones aéreas en Base Marambio.

El proyecto, a cargo del jefe de Departamento de Glaciología del Instituto Antártico Argentino, Sebastián Marinsek, se realizó en cooperación con Alemania y tuvo como finalidad medir desde una aeronave espesores de hielo en los glaciares de las islas cercanas a la Base Marambio. Las mediciones pudieron efectuarse en el Glaciar Gourdon de Isla Ross, a unos 40 km al oeste de la isla Marambio, durante dos operaciones llevadas a cabo en febrero, en el marco de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2016/17, a cargo de la cartera de Defensa.

La operación Radar de Hielo fue planificada y ensayada en la VII Brigada Aérea en Moreno, en la provincia de Buenos Aires, antes del despliegue a la Antártida, dadas la complejidad del sistema, la exigencia de la carga externa y las pruebas necesarias para maniobrar el helicóptero durante el despegue y el aterrizaje ante las condiciones climáticas en el continente blanco.

 

 

Para realizar el operativo se estableció un campamento de apoyo con científicos y técnicos, próximo al glaciar de estudio, a fin de preparar y montar en el lugar la antena en el helicóptero. Luego, los vuelos desde Marambio hasta la zona del campamento, se efectuaron sin la carga externa, la cual sólo se montó para efectuar las mediciones y teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas, por tratarse de una antena colgante.

La altura de medición sobre el glaciar fue de 30 a 40 metros y el vuelo se realizó a unos 70 kilómetros por hora, parámetros que debieron mantenerse durante la operación para no alterar las mediciones. El sistema de radar de hielo aerotransportado es un dispositivo compuesto por una antena metálica rectangular de nueve metros de longitud, cinco de ancho y uno de espesor, con un transmisor, receptor y GPS, de unos 300 kilos y que va suspendido de la aeronave. Para su instalación, se adaptó el helicóptero, no sólo para el sistema colgante, sino además para colocar el equipamiento de medición y registro de datos en la cabina del helicóptero, junto al operador de radar. Ambos dispositivos -el externo y el interno- se enlazan mediante fibra óptica, aunque se alimentan independientemente y se complementan con un tercero, un altímetro láser con un monitor, que sirve al piloto para mantener la altura de medición sobre el glaciar. El desarrollo emite un pulso sobre el glaciar y el receptor recibe la señal rebotada de la superficie y otra posterior, del lecho, lo que permite efectuar la medición del espesor del hielo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *