Opinarg

Un retroceso en la política ambiental de la Ciudad de Buenos Aires


18 de octubre de 2016

Hoy la ley de basura cero establece que las bolsas de residuos deben ser de material biodegradable cuando este se encuentre disponible en el mercado, a sabiendas que el mismo no esta disponible a escala industrial. Sin embaergo, la Agencia de Protección Ambiental, sin tomar esto en cuenta, coloca la obligación de confeccionar con material biodegradable las bolsas de supermercado que hoy usamos exitosamente bajo la norma de calidad Iram 13615, y después reutilizamos en la separación en origen de nuestros residuos y recursos.

El material no está disponible en el mercado pero parece que el poder ejecutivo de la ciudad no lo sabe y con esto busca destruir 12mil empleos en forma directa y más de 50mil en forma indirecta. Como si esto fuera poco, fomenta poner en riesgo sanitario la salud de todos los habitantes de la ciudad, promocionando bolsas reutilizables para la compra, que están prohibidas por el Código Alimentario Argentino, como así también que los súper entreguen cajas de los productos que comercializan para el transporte de los alimentos, situación prohibida por el mismo código, que entiende que la situación bromatologica de estas cajas no es apta para transportar alimentos desde el súper al hogar. Estas cajas pudieron contener lavandinas, jabón para la ropa, químicos de limpiadores para la cocina y además han estado en contacto en depósitos con todo tipo de roedores y condiciones bromatológicas no aptas.

No entendemos como la Agencia de Protección Ambiental promueve el papel, que hasta donde sabemos se obtiene de la tala de arboles, con los riesgos de deforestación e instalación de pasteras para su producción que esto significa. Estas bolsas de papel no tienen ningún rehuso, como si lo tienen las actuales bolsas de polietileno que, finalmente se convierten en bolsas de basura.

Ante la consulta de como vamos a transportar la compra, desde la agencia que debería protegernos, nos piden que lo hagamos con bolsas de papel (lo que genera deforestación y mayor daño ambiental) y en cajas o bolsas reutilizables (un grave riesgo para la salud, como lo mencionamos con anterioridad); por lo tanto: no nos protegen ni cumplen la ley.

Ante la consulta de en que vamos a tirar la basura, nos responden ?compren bolsas de plástico?, es algo tral vez ilógico pero es la respuesta del Sr. Filgueras, Presidente del APRA, y del Sr. Maquiaveli, Ministro de Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires. En resumen: la cantidad de bolsas va a ser la misma y nos quieren poner en un grave riesgo ambiental y de salud, además de destruir miles de empleos. En la actividad privada estos señores con este tipo de iniciativas no duran una jornada de trabajo completa en la que serian despedidos con justa causa.

18/10/2016

Compartir esta nota en