Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

El Brexit reavivó la violencia en Irlanda del Norte


06 de abril de 2021

Compartir esta nota en

Se reiteran las protestas en rechazo a los controles aduaneros impuestos por el Brexit entre la región autónoma de Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Al histórico conflicto político-social-religioso que existe entre Irlanda y el Reino Unido, se suman los problemas que generan la salida británica de la Unión Europea (UE) y el acuerdo del Brexit. El domingo por la noche, la violencia se adueñó de las regiones de Newtownabbey y Carrickfergus, en el condado de Antrim, al norte de Belfast. Esta situación se da después de que el viernes resultaran heridos al menos 27 agentes de Policía en Belfast y Londonderry.

Las tensiones han crecido en los últimos meses en la región por los acuerdos comerciales que se han adoptado tras el 'Brexit' (salida del Reino Unido de la UE), una situación tensa que se ha visto agravada por otra polémica cuando la semana pasada la Policía decidió no procesar a 24 políticos del Sinn Fein por asistir a un funeral, violando las medidas establecidas por el Gobierno para tratar de controlar la pandemia.

El protocolo de Irlanda siempre ha sido uno de los asuntos más complejos del acuerdo del Brexit, y lo sigue siendo. El objetivo era claro: que no hubiera frontera física entre las dos Irlandas. Además, para conseguir esa estabilidad Irlanda del Norte quedaría dentro del mercado único. Pese a esa ausencia teórica de trabas, los problemas han existido desde el momento en el que entró en vigor el acuerdo comercial del Brexit, el pasado 1 de enero, lo que provocó supermercados con escasez, lentitud para la comercialización y la paciencia en Irlanda del Norte parece estar agotándose.

El último movimiento polémico lo ha protagonizado Boris Johnson. El primer ministro británico ha decidido de manera unilateral extender hasta octubre el período de gracia para que no haya controles burocráticos en la frontera entre las dos Irlandas. El acuerdo del Brexit refleja que esa transición acaba en abril de 2021 y el Gobierno tory ha decidido ampliarlo hasta octubre sin ningún tipo de negociación con la Unión Europea.

Bruselas, por su parte, también ha mostrado enfado. La UE ha criticado duramente la decisión "unilateral" de Reino Unido de extender hasta octubre los controles fronterizos en el Mar de Irlanda no sólo "equivale a una violación del Protocolo de Irlanda del Norte", sino que también va camino de vulnerar el derecho internacional. "Esta es la segunda vez que el Gobierno de Reino Unido está dispuesto a violar el derecho internacional", expresó el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, quien considera "decepcionante" que se "haya recurrido a una acción unilateral de este tipo".

La Unión no descarta llevar al Reino Unido a los tribunales. Además, Boris Johnson ha ido efectuando maniobras paralelas, como la de colocar al frente de las conversaciones con la UE a David Frost, uno de los brexiters más duros de su Gobierno.

Compartir esta nota en