Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Conmebol y su malabarismo con el coronavirus


10 de enero de 2021

Compartir esta nota en

Tres de las cuatro semifinales de los dos torneos continentales tuvieron polémicas por casos de COVID-19. Quejas, denuncias y suspensiones por todos lados.

La “nueva normalidad” que el mundo entero busca luego de superar la pandemia del coronavirus, tiene una primera imagen en el fútbol sudamericano: la sospecha y el mal manejo de casos positivos entre los planteles. La Copa Libertadores y la Copa Sudamericana están en etapas de definición y de los cuatro partidos de semifinales entre ambas competiciones, tres tuvieron problemas a causa del virus.

El caso más emblemático es el de la suspensión del partido que debían disputar Coquimbo  a Unido y Defensa y Justicia en Chile, por la Sudamericana. El encuentro, pautado para el jueves 7 a las 21.30 (hora argentina) fue suspendido y reprogramado para el martes 12 en Asunción. El motivo, tres jugadores de Defensa dieron positivo de COVID-19 y por disposición de las autoridades sanitarias chilenas, toda la delegación es considerada contacto estrecho y debe realizar cuarentena.

El manejo por parte de las autoridades chilenas fue criticado por la Conmebol en un comunicado, en el que señalaron que los resultados tardaron mucho más de las 8 horas que establece el protocolo del país vecino y “la determinación de declarar en aislamiento a toda la delegación fue comunicada apenas dos horas antes del inicio del partido”.

En el cruce por Copa Libertadores entre Boca y Santos, luego de la polémica por un posible penal no sancionado en favor del equipo brasileño, se conoció la noticia que dos jugadores están contagiados de coronavirus y aún no regresaron a su país. John y Wagner Leonardo, arquero titular y defensor suplente del ‘Peixe’, dieron positivo de coronavirus y quedaron varados en Buenos Aires a la espera de un traslado especial a Brasil, mientras que el ‘Xeneize’ pedirá los puntos ante Conmebol.

En este marco toma relevancia la curiosa escena que se vio en la transmisión y que mostró a los futbolistas de Santos recibiendo la charla técnica del entretiempo en el campo de juego luego de la negativa de Cuca, el entrenador, de hacerlo en el vestuario visitante. De ese tramo de la noche podría interpretarse que los brasileños, a sabiendas de sus positivos, tomaron la precaución de no encerrarse, aunque desde Brasil se habla de una cábala.

El protocolo establecido por la Conmebol que permitió la reanudación de sus torneos, indica que el jugador que resulte positivo en coronavirus en los testeos previos a los compromisos, no puede viajar, algo que Santos no habría respetado, pero en el club dicen que los resultados llegaron después del partido.

Por último, el cruce entre argentinos en la Sudamericana tuvo la polémica en la previa. Cuatro jugadores de Lanús dieron positivo en los testeos previos ordenados por Conmebol, pero el conjunto granate pidió la revisión “ante la particularidad que dos de ellos estaban recientemente recuperados”. El laboratorio “rectificó” los resultados y los jugadores fueron habilitados a jugar, algo por lo que Vélez protestó en la previa y recordó la prohibición para jugar ante Universidad Católica que cayó sobre Luca Orellano (juvenil del Fortín) ante una situación similar.

Si las sospechas por situaciones dirigenciales que caen permanentemente sobre la Conmebol crecieron exponencialmente con la aplicación del VAR, estos nuevos casos en el marco de la pandemia y de una organización “de emergencia” no hacen más que sumar oscuridad a un manejo poco claro del fútbol sudamericano.

Compartir esta nota en