Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Continúa la disputa por la localía de River y se postergó el partido con Banfield


01 de noviembre de 2020

Compartir esta nota en

El Millonario no quiere alquilar un estadio e insiste con jugar en su predio de entrenamiento pero la Liga Profesional no lo autoriza por lo que el encuentro ante el Taladro pasó al martes

Con declaraciones cruzadas, comunicados oficiales, autorizaciones de algunas partes y rechazo de otras, la pelea entre River y la Liga Profesional por el RiverCamp llevó a la postergación del partido que el Millonario y Banfield debían disputar hoy por la primera fecha del torneo.

Mientras el Monumental sigue en obras, al menos hasta marzo, River pretende hacer de local en el campo de entrenamiento que posee en Ezeiza. Desde Núñez insisten en que RiverCamp cuenta con todos los requisitos necesarios para la disputa de partidos oficiales, excepto el ítem que señala la capacidad mínima de espectadores que debe tener un estadio. En eso sentido manifiestan que, ante la imposibilidad de concurrencia de público, ese detalle es innecesario que sea cumplido. Además sostuvieron en un comunicado que tanto desde los organismos de seguridad correspondientes como las empresas de televisación del torneo han visitado el predio y dado el visto bueno para que allí se juegue, aunque ninguno de estos lo informó de manera oficial.

Al mismo tiempo instaron a que sea la Asociación del Fútbol Argentino quien defina la situación. Claudio Tapia visitó el RiverCamp el viernes y fue muy elogioso, pero desde AFA sostienen que estas decisiones corresponden a las autoridades organizadoras del torneo, es decir a la Liga Profesional de Fútbol.

Esta idea también fue reafirmada por el organismo que preside Marcelo Tinelli en la respuesta enviada a River en la que además informa la postergación del partido ante Banfield para el martes  a las 21 horas, y dispone como plazo final las 20 de hoy (domingo 01/11) para que informe en qué estadio disputará el partido.

Así continúa una pelea más dentro del fútbol argentino, que a pesar de pandemias, reorganizaciones, cambios de nombres y de autoridades, sigue teniendo los mismos problemas y luchas de egos de siempre.

Compartir esta nota en