Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Jugar donde sea


02 de junio de 2021

Compartir esta nota en

Tras las bajas de Colombia, por la situación social, y de Argentina, por cuestiones sanitarias, Bolsonaro confirmó que Brasil será la sede de la Copa América.

Fueron días de idas y vueltas, dudas y declaraciones cruzadas. La Copa América que tenía a la Argentina y Colombia como sedes conjuntas finalmente se hará en Brasil, donde la situación sanitaria y social tampoco es buena pero su presidente busca, por todos los medios posibles, cambiar su imagen y ve en la organización del torneo la mejor opción para hacerlo.

Colombia fue el primero en bajarse de la organización. En realidad el país cafetero pidió a Conmebol postergar la Copa a noviembre, dado el descontento social y permanentes protestas que hay en las principales ciudades que ya obligaron a trasladar los encuentros de Copa Libertadores. Pero desde la organización dijeron que no y toda la responsabilidad cayó en Argentina, justo al mismo tiempo que en el país se imponían restricciones a la movilidad por el pico de casos diarios y muertes que se registraron.

Mientras las comitivas de Conmebol inspeccionaban el Estadio UNO, de Estudiantes, el José Amalfitani, de Vélez y la Bombonera para incorporarlos como sede del evento, el gobierno nacional optó por bajarse de la organización ya que se consideraba un riesgo innecesario albergar nueve delegaciones extranjeras y el movimiento de personas y auxiliares que se necesitan para cada encuentro. En menos de 12 horas, la casa del fútbol continental dijo que Brasil sería la sede pero desde aquel país pusieron paños fríos y retrasaron la confirmación. El anuncio oficial llegaría por parte del presidente, Jair Bolsonaro que continúa con su subestimación de la pandemia.

Hasta el momento, Brasil registra 16.342.162 casos de coronavirus, siendo el tercer registro más alto del mundo detrás de Estados Unidos e India, y es el segundo con más fallecidos con 456.753 solo superado por el gigante norteamericano. Poco más del 20% de la población recibió al menos una dosis de la vacuna, pero la famosa “cepa Manaos” es una de las variantes más contagiosas y fuertes del virus. El sistema sanitario se vio colapsado en dos olas distintas y varios estados decidieron retomar cuarentenas estrictas para frenar los contagios. Aún con ese panorama, Bolsonaro pidió a la Corte Suprema brasileña que prohíba los confinamientos ya que los considera un ataque a la libertad. Estas decisiones llevaron a millones de personas a las calles en San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Salvador y, entre otras cosas, reclamaron juicio político para el presidente brasileño por su manejo de la pandemia.

Son varios los especialistas y medios brasileños que mostraron su descontento por la organización del torneo en su país. Varios jugadores y técnicos también se manifestaron abiertamente en contra, en especial los uruguayos que expresaron estar directamente en contra de la disputa de la Copa. Pero el negocio es mucho más fuerte y Conmebol necesita que se juegue para justificar el dinero que ya recibió por parte de sponsors y el cual también fue girado a las asociaciones parte.

Finalmente, la Copa América 2021 tendrá su partido inaugural el 13 de junio y la final, el 10 de julio. Los estados que Bolsonaro confirmó como sedes son: Brasilia, Río de Janeiro, Mato Grosso do Sul y Goiás, mientras que una quinta ciudad está por definirse.

Compartir esta nota en