Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Cuevas urbanas y la aventura de sacar una diferencia en tiempos de dólar inestable


15 de agosto de 2020

Compartir esta nota en

La historia de un joven estudiante y el objetivo de muchos: sacar una diferencia en tiempos de pandemia.

José tiene 25 años, es de Formosa y vino en 2013 a estudiar a la Ciudad de Buenos Aires. Está cursando el último año de la carrera y hace tres años que trabaja en el mismo lugar, pero sigue facturando como monotributista. Alquilaba un monoambiente. Cuando comenzó la pandemia su hermana menor estaba viviendo en una pensión para jóvenes estudiantes. Sintieron que era más seguro que ella salga de ahí y se mude con él. “Son 15 días de cuarentena, lo resolvemos rápido”, se dijeron y pasaron a vivir juntos en 32 metros cuadrados.

La pandemia continuó: 15 días más, otros 15 y así; el aislamiento empezó a hacer mella en la convivencia y empezaron a buscar un departamento más grande. La inmobiliaria les pasó una opción y José reservó un turno para ir al banco el 3 de agosto. Ese mismo día había cobrado, compró 200 dólares por home banking y los retiró en la caja junto con otros que tenía ahorrados.

Llevaba más de 120 días sin pisar el centro porteño y había bastante más gente que la que esperaba. Fue a una “cueva” para ganar en pesos la diferencia entre el dólar ilegal y el oficial. Llegó allí por un joyero que les recomendó ese lugar a su padre.

José nunca se había preocupado mucho por la cotización del dólar, cuando lograba ahorrar algo compraba, pero nunca había tenido la necesidad de usarlos. Por sus 540 dólares le dieron $70.750. Se fue a su casa nervioso. Nunca antes había tenido tanto efectivo encima.

Se fue a dormir sabiendo que al día siguiente iba a ir al mismo banco a pagar un seguro de caución a $69.000. Lo necesitaba para poder firmar su nuevo contrato de alquiler porque nadie iba a aceptar una garantía propietaria presentando un inmueble de Formosa como amparo. Esa madrugada el Ministerio de Economía de la Nación anunciaba el acuerdo alcanzado con los tres mayores grupos de acreedores privados. El dólar en las cuevas bajó fuertemente. Sus 540 dólares hubiesen valido $4.330 menos si el cambio lo hubiese hecho un día más tarde.

En 15 días la cotización del dólar ilegal, también llamado blue o paralelo y del que hablamos como si fuese legal, se ha comportado como una “V”. Entre el 30 de julio y el 3 de agosto el dólar paralelo cotizó a $131 para la compra y a $136 para la venta. Tras el anuncio del acuerdo alcanzado con los bonistas este dólar tuvo una fuerte baja y se colocó a $123 para la compra y $128 para la venta.

Tras ese cimbronazo inicial, recuperó terreno y hoy se ubica en torno a los $128 y $133 para la compra y venta respectivamente. Es un mercado chico y sus movimientos suelen acompañar las cotizaciones de los demás dólares, pero también se ven afectados por la oferta limitada, las tasas de intereses en nuestra moneda local y las expectativas económicas como las que había en torno a la negociación de la deuda o un eventual salto devaluatorio. 

En cambio, durante ese periodo el dólar oficial y por lo tanto el dólar turista y ahorro, que dependen directamente de la cotización del primero, ha tenido un aumento lento, pero sostenido.  El Banco Central lleva vendidos unos USD 500 millones en agosto para mantener estabilizado el tipo de cambio oficial. Si bien no se han registrado movimientos bruscos, estos aumentos comienzan a preocupar al gobierno y no son pocos los trascendidos de que señalan que Miguel Pesce analiza cerrar la compra de los 200 dólares mensuales para el ahorro.

Por estos movimientos, la brecha entre el dólar oficial y el blue se redujo y se agrandó rápidamente. Muchos creen saber manejarse en este contexto. Buscan cómo explotar las más mínimas ventajas que presentan los diferentes mercados en dólares para sacar ganancias. Hay personas que viven pendientes toda la semana de las diferentes cotizaciones y muchas hacen de ello su trabajo. Muchas biromes sobre anotadores, muchas calculadoras en mano y muchas planillas de Excel que se llenan diariamente. Sin embargo, hubo un monotributista que ignorando la naturaleza de estas operaciones y con el deseo de dejar de vivir en 32 metros cuadrados con su hermana logró ganar $4.330 en 24 horas. 

Compartir esta nota en