Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Diez años sin Kirchner: el agradecimiento de Cristina “a cada uno de argentinos y argentinas y especialmente a Alberto”


26 de octubre de 2020

Compartir esta nota en

La vicepresidenta publicó una carta en su página web en la que, además de recordar a “quien fuera mi compañero de vida”, repasa el aniversario del triunfo electoral del Frente de Todos.

“Como todos y todas saben, no concurro  a actividades públicas u homenajes que tengan que ver con aquel 27 de octubre”, arranca el texto publicado por Cristina Fernández de Kirchner y titulado “A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas.”

En la publicación, Cristina Kirchner da cuenta de la coincidencia entre el fallecimiento de Néstor Kirchner en 2010 y el triunfo en las elecciones presidenciales de Alberto Fernández hace un año: “Licencias que se toma la historia”. En ese sentido recordó el libro publicado por Torcuato Di Tella a partir de una entrevista a Néstor Kirchner titulado “Después del derrumbe” lo que consideró una “Perfecta metáfora. El 10 de diciembre de 2019 a la Argentina otra vez la habían derrumbado, pero nadie esperaba, ni siquiera podía imaginar, lo que iba a venir apenas unos meses después.” Y continúa el texto afirmando que “aún en este marco de incertidumbre por la pandemia global y a casi un año de gobierno, sí podemos llegar a algunas certezas, al menos en el campo de la política.”

El primer punto que destaca Cristina Kirchner fue que las críticas a su gestión como presidenta eran las formas, algo que “por supuesto, nunca creí” pero afirma que “no pocos dirigentes en el peronismo pensaban que efectivamente el problema eran las formas y no el fondo.” Y allí se radicó también la decisión de que Alberto Fernández encabezara la fórmula presidencial porque “en política no solamente es lo que uno cree, sino lo que ve e interpreta el conjunto.” Y luego de un año de gestión “castigan al Presidente como si tuviera las mismas formas que tanto me criticaron durante años. A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas.”

“Lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”, concluye Cristina en su primera certeza.

"Ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas.” Primera certeza de Cristina

Desde este punto inicia la segunda certeza del texto de la ex presidenta y apunta contra los dichos que quien toma las decisiones es ella y no Alberto Fernández: “Debo reconocer que son poco creativos. El relato del “Presidente títere” lo utilizaron con Néstor respecto de Duhalde, conmigo respecto de Néstor y, ahora, con Alberto respecto de mí.” Además agrega que “el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno. Es el que saca, pone o mantiene funcionarios.”

Y luego se explaya en “eso de que ‘sólo quiere solucionar sus problemas judiciales’ (SIC), a esta altura ya resulta inaceptable. Lo único que queremos es el correcto funcionamiento de las instituciones y que se garantice la aplicación de la Constitución Nacional y la ley a todos y todas por igual, sin doble vara ni privilegios.”

Cristina concluye: “Segunda certeza: en la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él.”

Finalmente, el tercer punto detalla la situación económica actual y cómo estaba el país al final de su gestión: “el 10 de diciembre de 2015 la Argentina estaba desendeudada, el FMI al que le debíamos desde el año 1957 era sólo un recuerdo de los mayores de 21 años, los pagos de la deuda reestrcturada en el 2005 y en el 2010 se llevaban a cabo con normalidad y sin recurrir a nuevo endeudamiento y el perfil de vencimientos para los años subsiguientes era más que sostenible. La desocupación era del 5,9%, los salarios y las jubilaciones -tomadas en dólares- eran las más altas de América Latina y la cobertura previsional había superado con creces el 90% de la población. La inflación, medida por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, no superaba el 25% anual.” Y agregó que “Macri terminó su gobierno con una deuda impagable, con el FMI instalado otra vez en nuestro país, con una desocupación rondando los dos dígitos, con salarios y jubilaciones por el piso, con tarifas dolarizadas e impagables y con una inflación muy superior al 50%.”

Recordó que al finalizar su mandato el límite se podían comprar hasta U$S 2.500 por mes y que “después de cuatro años, el gobierno de los empresarios y de la derecha argentina, disparó al infinito el problema de la restricción externa.” Sin embargo aclara que “el problema de la economía bimonetaria no es ideológico. No es de izquierda ni de derecha. Ni siquiera del centro”, tampoco de clase “lo compran tanto trabajadores para ahorra como empresarios para pagar importaciones.” Y concluye que “el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina.”

"El gobierno de los empresarios y de la derecha argentina, disparó al infinito el problema de la restricción externa" sentenció Cristina

Cristina finaliza recordando, una vez más a Néstor Kirchner y agradece “a todos cada uno de los argentinos y las argentinas, las muestras de reconocimiento, cariño y amor hacia quien fuera mi compañero de vida. Y especialmente a Alberto, tanto por la decisión de repatriar la figura de bronce de Néstor que alguna vez emplazamos en la sede de la UNASUR en Quito, allí en la exacta mitad del mundo, como la de su nuevo emplazamiento en el hall del Centro Cultural Kirchner. Sinceramente, es una caricia al alma.”

Compartir esta nota en