Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

El "autoconcierto" de Coti le abrió la puerta a los shows en tiempos de pandemia


07 de septiembre de 2020

Compartir esta nota en

Coti Sorokin realizó en San Isidro el primer “autoconcierto” hecho en Argentina. Una nueva alternativa para el disfrute de espectáculos en vivo en tiempos de pandemia.

Las actividades culturales son una de las más afectadas por la pandemia de coronavirus y la industria musical no es la excepción. La imposibilidad de hacer shows en vivo implicó un fuerte parate económico no sólo para los artistas, sino también para el conjunto de técnicos que trabajan en la realización de estos eventos. Pero la presentación de Coti en San Isidro abrió una luz de esperanza para el regreso de la actividad artística al aire libre.

Rápidamente, varias actividades se reconvirtieron para hacer shows por streaming e incluso festivales importantes como el Cosquín Rock tuvieron una edición realizada completamente por esta vía, pero estos espectáculos online no han terminado de encontrarle la vuelta a la vieja interacción con el público y varios shows se parecen más a ensayos sin público que a los anteriores conciertos en vivo.

Coti cantó para 80 autos

Basado en el concepto del autocine, se estableció un escenario y un espacio para unos 80 autos.

Lo raro fue que el sonido en vivo no se transmitió a través de grandes parlantes, sino que cada vehículo debía sintonizar una estación de FM para poder escuchar desde la radio. Si bien la escena pareció extraña, quizás sea el inicio de una alternativa que se vaya extendiendo y popularizando hasta la aparición de una vacuna que permita superar la pandemia de COVID-19.

Coti intentó jugar con el público arengando, pidiendo que suenen las bocinas en algunos momentos del espectáculo e incluso caminando entre los autos de los asistentes.

El protocolo sanitario de esta experiencia incluyó la toma de temperatura a los pasajeros y posterior higienización. Había delivery de comida que se realizaba a través del WhatsApp del evento y para ir al baño había que encender las balizas de los coches para ser acompañados por el personal del show a un edificio cercano. A modo de souvenir los organizadores entregaron calcomanías con la leyenda “yo estuve en el primer autoconcierto de Sudamérica”.

El autoconcierto parece ser una nueva herramienta para diferentes artistas y diferentes rubros del arte que han estado privados de mostrarse ante el público desde hace seis meses y que saben que serán los últimos en retomar la "normalidad".

Fotografías: Télam

Compartir esta nota en