Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Grupo de Puebla: críticas a la ONU, la amenaza "fascista" y un llamado a una América Latina "más justa"


30 de noviembre de 2021

Compartir esta nota en

Lula Da Silva dijo que la ONU ya no es útil para lo cual fue creada, Ernesto Samper advirtió por el "desembarco fascista" en el continente y Dilma Russef pidió por una reindustrilización regional. También participó Alberto.

  El Grupo de Puebla inauguró hoy su encuentro en la Ciudad de México con la intervención de líderes progresistas de América Latina, el Caribe y Europa, entre ellos el presidente argentino Alberto Fernández, quienes abogaron por una región más igualitaria y justa, a la vez que plantearon la necesidad una acción conjunta para hacer frente a la pandemia, los retos económicos y a la amenaza de la extrema derecha en el continente.

La cita, la séptima celebrada por este foro y la tercera presencial, fue abierta por el ex candidato presidencial chileno y fundador de este espacio Marco Enríquez-Ominami, quien destacó la necesidad de debatir en un modelo de desarrollo solidario.

"Este encuentro es un laboratorio de la esperanza", dijo, por su parte, el canciller de México, anfitrión de la cumbre, Marcelo Ebrard.

El diplomático mexicano señaló que esta reunión pretende elaborar no solo una propuesta de futuro para América Latina, sino también para el mundo, basada en la igualdad y la justicia social.

En ese sentido, instó a los presentes y a los Gobiernos a luchar contra la pobreza y la corrupción que, a su juicio, atentan contra la dignidad humana. "En nuestras manos está modificar las circunstancias actuales y actuar", sentenció.

Sobre el mismo punto ahondó el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva: "La ONU ya no representa lo que representaba. Es necesario una nueva gobernanza mundial que tenga autoridad moral para resolver conflictos, que construya más igualdad en el mundo".

La pandemia fue otros de los temas abordados por los presentes: mientras el presidente de Bolivia, Luis Arce, pidió "tomar medidas conjuntas para cuidarnos entre todos" y favorecer la distribución de vacunas a nivel mundial, su par argentino solicitó "tomar el toro por las astas" y luchar contra la desigualdad que esta produjo.

“Somos sobrevivientes (de la pandemia), y como sobrevivientes tenemos el deber ético de aprender de tanto dolor, de asumir las carencias del mundo y la humanidad, y de ver de qué manera ponemos en marcha un mundo diferente”, afirmó Fernández, de forma telemática.

Otro de los aspectos abordados fue el económico y la ex mandataria brasileña Dilma Rousseff reclamó una reindustrialización regional, acompañada de políticas educativas de calidad, mientras que la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, se refirió a la deuda de los países latinoamericanos y la responsabilidad del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En tanto, el ex presidente colombiano Ernesto Samper alertó sobre un "desembarco fascista" en la región, un tema denunciado también por varios de los ex mandatarios presentes, como el ecuatoriano Rafael Correa y el español José Luis Rodríguez Zapatero.

"Ese desembarco fascista no nos da miedo. Tenemos con qué enfrentarlo", concluyó Samper.

El Grupo de Puebla cuenta con 54 líderes progresistas de 16 países y tiene como objetivo fortalecer la integración regional, promover el debate y articular el diseño de programas y modelos comprometidos con el crecimiento con inclusión, el acceso al trabajo, la educación, la salud y la vivienda dignos.

El séptimo encuentro del Grupo tiene lugar en la Ciudad de México entre hoy y mañana y sus ejes centrales son el debate sobre nuevos modelos solidarios de desarrollo y la definición de una agenda progresista para el Continente tras las profundas consecuencias políticas, económicas y sociales que generó la pandemia, según señalaron los organizadores.

Compartir esta nota en