Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

La compra de Twitter, mucho más que redes sociales y medios de comunicación


08 de mayo de 2022

Compartir esta nota en

Cuando surgió la noticia que Elon Musk había llegado a un acuerdo para adquirir Twitter por US$44.000 millones las repercusiones se dieron en los ámbitos: político, económico, social, con fuertes críticas, dudas y polémicas de diferentes actores de estos sectores.

Por Rodrigo Villafañe 

Según la revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, Forbes, Elon Musk es la persona más rica del planeta en este 2022 con U$S 219.000 millones de dólares seguido por Jeff Bezos. 

El multimillonario nacido en Sudáfrica hace 50 años es conocido porque formó parte de la fundación de PayPal, una de las primeras billeteras virtuales, creó una empresa privada de cohetes espaciales (SpaceX), es director de Tesla, la compañía de autos eléctricos, entre otros emprendimientos.

Elon Musk escribió en su cuenta de Twitter: “Espero que incluso mis peores enemigos permanezcan en Twitter, porque eso significa la libertad de expresión”.  Al mismo tiempo, The Washinton Post señalaba: “Al hombre más rico del mundo solo le faltaba una plataforma de comunicación” y opinaba que: “Son muchas las señales que anuncian el fin de la edad dorada de las grandes compañías tecnológicas tras cerca de 20 años de expansión sin pausa ni ley"

El dueño del famoso periódico estadounidense es Jeff Bezos, fundador y dueño de Amazon, que también criticó a Musk y vinculó su llegada a la red social con el gobierno chino.

A mediados de 2020 Musk escribió un polémico tuit cuando le recordaron el golpe de Estado en Bolivia: "¡Le vamos a dar un golpe a quién se nos cante, bancátela!, lo que produjo el rechazo de Evo Morales, comunicadores y usuarios de la red social.

En enero de 2021, Twitter suspendió la cuenta personal del ex presidente norteamericano Donald Trump (@realDonaldTrump) tras una serie de controvertidos tuits ante el riesgo de “incitación a la violencia” según el comunicado de la red social. Esto produjo gran revuelo en los medios, la política y los usuarios ya que era uno de sus principales canales de difusión.

Luego que las principales redes sociales Twitter, Facebook, Instagram, YouTube, cerraran sus cuentas por considerar que sus posteos incitaban a la violencia, Trump decidió crear su propia red social llamada Truth Social.

Elon Musk después de adquirir Twiter escribió sobre la nueva red de Trump: "Existe porque Twitter censuró la libertad de expresión". Truth Social hoy en día se ha convertido en una de las aplicaciones más descargada en el Apple Store.

Otro capítulo aparte a esta adquisición, pero que pone en evidencia el rol de los medios y su influencia en la sociedad, es el conflicto entre Ucrania y Rusia. Esta es una de las primeras guerras en plena época de la “posverdad” donde la "batalla por la desinformación" es cada vez más grande. Las acusaciones cruzadas entre ambas posiciones generan un escenario donde la “verdad” es difícil de distinguir.

"La decisión de distintas plataformas de Silicon Valley de bloquear a medios estatales rusos como Sputnik o RT, de etiquetar como "Medios afiliados al gobierno, Rusia" a periodistas que trabajan eventualmente para estos o limitar la circulación de sus posteos, es otra prueba más de que las redes sociales están lejos del ideal democratizador que se les atribuyó en sus comienzos. Si el sueño de internet era que todos podríamos hacer conocer la realidad directamente, sin intermediarios, la actualidad muestra que actúan como censores a escala global, simplemente retocando sus algoritmos y sin los procedimientos que permitirían justificar ese tipo de decisiones." opinaba el medio Página 12.

"Por su parte, el parlamento ruso aprobó una ley que criminaliza cualquier tipo de  "noticias falsas” o protesta pública sobre la guerra con Ucrania, prohibiendo incluso que se la denomine como una guerra o invasión y permitiendo únicamente la expresión:  "operación militar especial”.

En estos casos, el castigo para quienes no cumplan la nueva ley es de hasta 15 años de prisión. Una noticia que llevó al cierre de muchos medios independientes rusos y a que muchísimos medios internacionales abandonaran el país.

Las redes sociales tampoco han quedado libres de estas medidas. Vladimir Putin bloqueó Twitter, Facebook e Instagram, mientras TikTok y Netflix suspendieron sus servicios en el país. Sin embargo, META, compañía estadounidense propietaria de Instagram y Facebook, está permitiendo a sus usuarios en algunos países a llamar a la violencia contra los rusos y tolerando publicaciones que piden la muerte de Putin, en un cambio temporal en su política de incitación al odio" explicaba el portal redaccion.com.ar.

Ante estos sucesos empiezan a florecer una serie de interrogantes sobre el futuro de las redes, la política, los medios de comunicación, los discursos de odio de ciertos sectores que utilizan estas plataformas como vehículo para sus discursos, etcétera. Hay mucha “tela para cortar” sobre estos temas y a su vez se generan más preguntas que respuestas.

Tomando las palabras del psiquiatra y psicólogo suizo Carl Jung “Pensar es difícil, es por eso que la gente prefiere juzgar”. A veces se hace difícil tratar de realizar el ejercicio de cuestionar, investigar y analizar el tsunami de información que nos sacude día a día y que muchas veces tomamos y replicamos sin chequear o ver cuál es la otra cara de la moneda.

Compartir esta nota en