Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Martínez: "Hace mucho tiempo que la Provincia es discriminada en la coparticipación"


11 de septiembre de 2020

Compartir esta nota en

OPINArg habló con Carlos Martínez, economista, docente e Investigador del Instituto del Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento. Evalúa el impacto de la medida anunciada por Alberto Fernández y el lugar que ocupa la Provincia en la distribución fiscal argentina.

Luego de que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunciara que le quitará a la Ciudad de Buenos Aires un punto porcentual de la coparticipación para dárselo a la provincia de Buenos Aires, OPINArg entrevistó a Carlos Martínez, docente de la Universidad Nacional de General Sarmiento e investigador a cargo del Instituto del Conurbano, quien describe las necesidades de la Provincia y da pistas sobre en qué podría utilizar una masa de entre 35 y 40 mil millones de pesos.    

-¿Qué representa para la provincia de Buenos Aires este punto de coparticipación?

-Aproximadamente, un punto de coparticipación equivale a unos 35.000 a 40.000 millones de pesos. Los gastos del año pasado de la Provincia fueron aproximadamente un billón de pesos. El punto de coparticipación transferido será aproximadamente un 4% del presupuesto de la provincia. No es un valor que va a duplicar el presupuesto provincial ni mucho menos. Obviamente es importante, pero va a tener un efecto acotado.

-¿En qué se va a traducir este fondo?

-No creo que ese fondo sea usado exclusivamente para la seguridad. De hecho, no tiene asignación. Lo único que establece es que es para el fortalecimiento de las finanzas provinciales, si después el gobernador lo usa para seguridad, salud, educación o lo que le parezca no hay una obligación legal para su uso. Sí se puede deducir por el contexto que una parte importante de ese fondo va a ir a parar a gastos en seguridad y más específicamente al gasto salarial en seguridad.

-El presidente señaló que en los años 80 la pérdida fue de 8%. Desde ese momento se viene diciendo que la Provincia es la que más aporta y la que menos recibe. ¿Qué tan correcta es esta afirmación?

-La afirmación es correcta. Lo que se puede discutir es su sentido. Es correcta porque en la provincia de Buenos Aires vive el 40% de la población del país y tiene una contribución al PBI similar a su población. Es una jurisdicción en la que se produce no menos de dos quintos de la producción nacional y a su vez alberga a dos quintos de la población.

Cuando se discute la coparticipación la discusión pasa en si se usan criterios distributivos o devolutivos. El criterio devolutivo es “poner más plata donde más plata se genera”. El problema es que en las provincias que más aportan a la coparticipación son también las provincias con más capacidad de recaudación propia. Lo que hace ese criterio es incrementar las brechas territoriales y desigualdades. Si le devuelvo a la ciudad de Buenos Aires lo que se produce ahí le voy a devolver mucha plata porque se produce mucho en la ciudad, pero no necesitás devolverle tanto a la ciudad porque tiene mucha capacidad de recaudar por cuenta propia con ingresos brutos, con impuestos inmobiliarios y otros ingresos. En lugar de poner plata ahí podría la podría poner donde más falta hace porque es también ahí donde hay menor capacidad de recaudación propia y hay mayores necesidades de la población. Por ejemplo, obviamente la presión sobre la salud pública es más alta donde hay menos cobertura de salud con obra sociales o prepagas.

El problema con la provincia de Buenos Aires es que, si se usa el criterio devolutivo, (devolver más donde más se produce), o si se usa el criterio distributivo (distribuir donde más se necesita), en los dos casos está siendo la más castigada. Para tener una idea, el 35% de los hogares con necesidades básicas insatisfechas del país vive en la provincia de Buenos Aires. Acá también se da la proporción de entre un 1/3 y 2/5 de la población con pobreza estructural del país vive en la provincia de Buenos Aires. Si vos distribuís en base a las necesidades también tendría que ir una proporción similar de esa plata a la provincia de Buenos Aires y va sólo un poco más de la mitad de esa proporción. Sea que lo hagas distributivo, devolutivo o proporcional a la cantidad de población la provincia de Buenos Aires está siendo discriminada en términos de coparticipación. Esto es así desde ya muchas décadas.

El problema con la provincia de Buenos Aires es que, si se usa el criterio devolutivo, (devolver más donde más donde más se produce), o si se usa el criterio distributivo (distribuir donde más se necesita), en los dos casos está siendo la más castigada.

-¿Cuánto es lo que le falta a la Provincia para compensar la diferencia que recibe ya sea que se use un criterio devolutivo o redistributivo?

De lo que sea que se distribuya entre las provincias la provincia de Buenos Aires debería estar recibiendo bajo cualquier punto de vista no menos de un 30, 35 o incluso 40%. Pongámosle 32 o 33%. Con este punto todavía queda más o menos 10 puntos debajo de eso. La provincia de Buenos Aires recibe el 20% de la coparticipación cuando tiene el 40% de la población y es bastante desparejo.

Pensemos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la contracara de la reforma que está haciendo el presidente en este momento al disminuir la coparticipación de la ciudad y aumentar la de la provincia. La ciudad en 2020 tiene un 6,8% de la población del país. Esto significa que tiene casi el doble de población que coparticipación que recibía, pero la capacidad de recaudación propia de la ciudad es mucho mayor. La participación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en la pobreza estructural de nuestro país es bastante acotada. Para tener una referencia en el año 2010 tenía un 7% de hogares con necesidades básicas insatisfechas. Sólo la provincia de La Pampa tiene menor porcentaje de hogares con necesidades básicas insatisfechas. Esta es la medida del censo de hace 10 años, creo que si la vemos ahora no habría nada muy distinto. Es diferente quitarle a una ciudad subrepresentada en población, pero con una gran capacidad de recaudación propia y menores urgencias que a otro lugar donde la recaudación propia está más comprometida y la estructura de gasto es distinta por las mayores necesidades de una parte de la población. Tampoco es lo mismo la gestión de un lugar con un territorio tan grande y tan diverso. La CABA tiene 200 km2 aproximadamente y todo está pavimentado, tiene hospitales y escuelas en todos lados, no hay mucho para construir. La provincia de Buenos Aires no tiene esa realidad, tiene problemas de infraestructura más grandes y es un lugar enorme donde la población ha seguido creciendo. La ciudad de Buenos Aires la población se mantiene constante y se va a mantener constante. La ciudad tiene una realidad muy distinta en cuanto necesidades fiscales.

-Pero la Provincia, más allá de la coparticipación, recibe también una buena proporción de otros ingresos. Por ejemplo, en el marco de la pandemia tuvo una buena parte del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

-Pero la pregunta es si esos porcentajes son proporcionales o están por encima o por debajo. ¿Qué porcentaje de las IFE fue a la provincia de Buenos Aires? Viendo los datos de abril, que son los del primer IFE, en la provincia se pagaron un 35% de los IFE. La participación de la provincia de Buenos Aires en hogares con necesidades básicas insatisfechas es 35,1%. Es prácticamente lo mismo en términos de participación en la pobreza.  No podemos decir que el IFE sea una política sesgada en favor de la provincia de Buenos Aires, incluso en términos poblacionales está en línea o un poquito por debajo de lo que es la población del país. Lo que pasa es que es tan grande la provincia de Buenos Aires en lo que es el país en términos de población, producción e incluso en términos de pobreza que en cualquier cosa que se distribuya va a caer en un porcentaje muy alto en la provincia siempre. A menos que sea algo muy focalizado como el subsidio al gas en la Patagonia, pero si es una cosa uniformemente distribuida a la población va a caer más en la provincia de Buenos Aires que en otro lado por el gigantismo de la provincia.

Con el ATP habría que ver cuál es el peso de las empresas en la provincia en relación al resto del país. O el empleo industrial y comercial registrado. Debe estar entre un 30 y el 40 porque todas las variables se encuentran dentro de ese rango.

-Respecto a polémicas en relación a lo que recibe la provincia durante la gestión anterior se discutió bastante sobre la actualización del Fondo del Conurbano.

-En el último pacto fiscal se hizo algo mejor que actualizarlo, se eliminó el Fondo del Conurbano. El Fondo de Conurbano era básicamente el 10% de lo recaudado por el impuesto a las ganancias que en lugar de ir a la coparticipación donde se distribuía entre nación y provincias, lo que se hacía es que ese concepto iba enteramente a la provincia de Buenos Aires. Esto era en un principio, cuando Duhalde gobernaba la provincia. Después, todavía durante la convertibilidad, lo que se hizo fue ponerle un límite a eso en aproximadamente 650 millones de pesos que eran dólares y lo que sobraba de eso se distribuía entre el resto de las provincias. Lo que terminó pasando era que ya por el 2015 Buenos Aires seguía recibiendo por el fondo 650 millones de pesos. Hasta Tierra del Fuego, la provincia más chica recibía más. Buenos Aires estaba en el puesto 24 de jurisdicciones que recibían dinero por ese fondo. Entonces la situación se volvió prácticamente ridícula, ese fondo más que para la construcción era para la destrucción del conurbano. Era bastante espantoso su funcionamiento. Al eliminar ese fondo lo que se hizo fue incorporar a Buenos Aires como las demás provincias a la distribución de ese 10% de ganancias. En lugar de ganar menos que Tierra del Fuego le toca aproximadamente el 20% de eso. Además, también se dio una especie de retroactivo al gobierno de Vidal.

Compartir esta nota en