Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Messi se queda en Barcelona: “mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir”


04 de septiembre de 2020

Compartir esta nota en

El jugador confirmó que cumplirá el contrato con el club porque “nunca llevaría a juicio a Barcelona” y afirmó que el presidente “faltó a su palabra.”


Fueron casi dos semanas de idas y vueltas con rumores que iniciaban en Argentina, se replicaban en España y luego se esparcían por todo el mundo. Finalmente, y a través de una entrevista con el sitio Goal, Lionel Messi confirmó que seguirá jugando en Barcelona.

“Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año”, contó Messi y agregó: “el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra.” Las palabras del crack rosarino son claras, se queda a desgano y para evitar hacerle un daño al club que ama. Las críticas a Josep Bartomeu continuaron: “me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio” lo cual nunca fue una posibilidad para Messi “no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida.”

La voluntad de irse también la dejó en claro el argentino durante la entrevista: “Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona” y agregó también que no fue sólo el 8 a 2 en Champions League sino que “fue un año muy complicado, sufrí mucho dentro de los entrenamientos, en los partidos y en el vestuario.” Ni siquiera los pedidos de su familia lo habían logrado convencer: “miré más allá y quiero competir al máximo nivel, ganar títulos, competir la Champions.” Y volvió a criticar a la dirigencia hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas.”

Messi también contó que durante estos días de incertidumbre se sintió dolido “por cosas que escuché de la gente, del periodismo, de gente poniendo en duda mi barcelonismo y diciendo cosas que creo que no me merecía” pero aseguró que no se sintió sólo “a mi lado han estado los que están siempre.” Aclaró que muchas veces se pudo haber ido “y ganar más dinero” pero “mejor que acá es difícil.” Pero la decisión tomada para dejar Barcelona estaba tomada “porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol. Este último no encontré la felicidad dentro del club.”

Nuevamente mostró su disgusto con el presidente del club al explicar el detalle de por qué no pudo concretarse su salida: “siempre dijo que a final de temporada yo podía decidir si me quedaba o no y ahora se agarran a que no lo dije antes del 10 de junio cuando resulta que el 10 de junio estábamos compitiendo por la Liga en mitad del virus este de mierda y de esta enfermedad que alteró todas las fechas.” De hecho la Liga estuvo suspendida desde el 8 de marzo hasta el 13 de junio, que el conjunto catalán superó a Mallorca con un gol de la Pulga.

De hecho afirmó que le dijo a Bartomeu durante todo el año que se quería ir pero él “no me dio bola” y por eso envió el famoso burofax: “era hacer oficial que me quería ir y que quedaba libre y el año opcional no lo iba a usar y me quería ir. No era para montar un lío, ni para ir en contra del club, sino la manera de  hacerlo oficial porque mi decisión estaba tomada.”

De cara al futuro aseguró que “mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor” y se mostró esperanzado con el proyecto de Ronald Koeman: “hay un entrenador nuevo y una idea nueva. Eso es bueno, pero después hay que ver cómo responde el equipo y si nos va a dar o no para competir.”

También envió un mensaje a los hinchas culés, y en cierta medida a todo el público “que lo ha pasado mal de verdad con el virus, con la gente que ha perdido familiares y que ha perdido muchas cosas.” Deseó poder “dedicar victorias a toda esa gente que nos acompaña desde arriba y a sus familiares, para poder dedicarle lo mejor a esa gente que lo está pasando mal y que podamos superar de una vez por todas podamos superar este virus y volver a la normalidad.”

Lionel Messi no será el primer ni el último jugador en estar en un lugar en el que no se siente cómodo. Pudo dar su versión de una discusión en la que expone a Bartomeu, quien parece haber encontrado en la pandemia un hueco legal para retener al mejor jugador del mundo. Ahora quedará en el jugador poder volver a encontrar la felicidad en el club que lo recibió hace 20 años. Estará la responsabilidad del entrenador en motivarlo y formar un equipo ganador, que lo entusiasme y lo haga competitivo. Y también quedará el rol de la dirigencia, que en marzo se deberá presentar a elecciones mientras atraviesa acusaciones y pedidos de renuncia de los hinchas. Mientras los argentinos esperamos que llegue de la mejor manera a la Copa América del año próximo, porque puede ser el punto de partida para la ilusión que ya está puesta en Qatar 2022.

Compartir esta nota en