Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

"No más sillas al revés": el reclamo de los bares y restaurantes porteños


27 de agosto de 2020

Compartir esta nota en

Por la ola de cierres que desató la pandemia, bares y restaurantes de CABA lanzaron una campaña para reclamar medidas para el sector.

Las persianas bajas de bares y restaurantes son cada vez más frecuentes en el paisaje urbano no solo de la Ciudad de Buenos Aires, sino de gran parte del país. Es que el sector gastronómico es uno de los más golpeados por la pandemia.

Aunque los números son disímiles, todos coinciden en que hay una contracción fuertísima del rubro, con cierre totales, reconversiones o achiques drásticos. A través de una petición dirigida al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta,  en change.org.ar, más de 500 locales de Buenos Aires lanzaron esta campaña en redes que se volvió viral, bajo la consigna “No Más Sillas al Revés” como una manera de hacer visibles sus reclamos frente a la profunda crisis que atraviesa el sector.

En peligro de extinción

“El sector gastronómico en Argentina está en peligro de extinción”, afirman en el petitorio, y explican que  “mientras el país pierde el 20% del trabajo, el sector pierde el 75% desde el comienzo de la pandemia. Cada día que pasa 90 locales gastronómicos se ven obligados a cerrar, sin poder afrontar sus compromisos.  Quienes la siguen peleando, solo acumulan deudas para subsistir, ante pérdidas que son diarias y crecientes. Una industria basada en pymes, no puede esperar más. Se extingue”.

  Más de 75 mil personas adhirieron a esta petición y el hashtag #SillasAlRevés tuvo una gran repercusión en las redes sociales.

Para nosotros la gastronomía es un modo de vida. Nos dedicamos a esto con mucha vocación y desde hace muchísimos años. El nuestro es un proyecto de recuperación de un espacio emblemático y patrimonial de la Ciudad que tiene un montón de valores y para nosotros esos valores son parte de nuestra vida”, relata Julián Díaz, dueño del café “Los Galgos” a Opinarg.

Preocupado por la realidad que les toca vivir, el dueño de este tradicional café de la Avenida Callao sostiene que se encuentran “en una situación crítica” y explica que “todos estos meses hemos podido aguantar con el ATP, tomando préstamos y con ahorros pero ya se hace insostenible. Nosotros no hemos desvinculado a nadie, sino que todo lo contrario, hemos mantenido el vínculo y el cuidado de nuestros empleados. Fuimos creativos para salir con delivery y take away, ampliando nuestra oferta, mejorándola. Pero estamos en una situación donde no aguantamos más”.

En ese sentido, agrega que “muchos empleados trabajan con nosotros hace más de cinco años, algunos diez años  o más, entonces hay vínculos muy genuinos, muy formados, de larga data y que cuidamos mucho. Esa forma de llevar la gastronomía es en la que nosotros creemos”.

“Compartimos muchos de los reclamos del sector. También somos conscientes del apoyo que ha habido hasta acá, y que hay un entendimiento tanto con Nación como con Ciudad de la importancia del sector para salir adelante”, concluye Díaz.

Por otro lado, Juan Martín Migueres, dueño del restaurante Benaim (comida de medio oriente) describe a Opinarg cómo fueron organizándose a partir de la aparición del coronavirus en la Ciudad. “Apenas arrancó la pandemia armamos un grupo de whatsapp entre colegas gastronómicos para ver hacia qué lado íbamos a ir. Ver si podíamos unir fuerzas, ver lo que estaba pasando y la realidad de cada uno”.

Migueres hace hincapié la gran participación que tuvo la campaña #SillasAlRevés “con más de 500 emprendimientos gastronómicos entre restaurantes, bares, cervecerías”, en la que piden reconsiderar varias cuestiones, como el tema impositivo. “Estamos muy complicados”, subraya.

Dentro de las peticiones está la de poder abrir sus locales “Estamos pidiendo poder abrir, con protocolos obviamente, los sectores al aire libre sean veredas, patios o terrazas, y para los salones tener por lo menos una mesa en el interior. Una mesa inicialmente y después ir avanzando hasta poder tener el 50% del salón con todos los protocolos y las medidas necesarias. El protocolo está todo armado y presentado. Es súper riguroso. vamos a garantizar la salud de nuestros clientes y nuestro personal."

En referencia a la inevitable reconversión de su local por la pandemia, destaca la ayuda recibida a través del ATP, pero aclara que “es fundamental que la sigamos teniendo y que se puedan extender por más tiempo. El delivery no nos alcanza para cubrir los costos. Trabajamos con las app que se llevan una comisión bastante grande. Antes el delivery era un ingreso extra, pero ahora es el único ingreso que tenemos”.

Compartir esta nota en