Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Previsible caída del empleo en abril, pero con indicios de recuperación en mayo


06 de julio de 2020

Compartir esta nota en

El centro de Capacitación y Estudio sobre Trabajo y Desarrollo, de la Universidad Nacional de San Martín publicó en su informe periódico que se redujo en 128 mil personas la cantidad de asalariados y destaca las acciones del gobierno nacional para mitigar el impacto.

Abril fue el primer mes del año que se vivió completo en cuarentena en casi todo el territorio nacional, y desde el centro de Capacitación y Estudio sobre Trabajo y Desarrollo (CETyD) califican como “previsible” la caída del empleo en el cuarto mes del 2020 en el que se produjo una inédita contracción de la actividad económica, que registró una baja interanual del 26,4% mientras que los primeros datos de mayo muestran una “moderación en la caída respecto a lo sucedido en abril”.

En abril, el empleo formal en el sector privado tuvo una caída significativa: en sólo un mes, la cantidad de asalariados se redujo en 128 mil, contabilizando un total de 5.807.231 personas. La caída también se observa en la cantidad total de trabajadores registrados, tanto los que se encuentran en relación de dependencia (asalariados del sector privado y de casas particulares) como de los cuentapropistas (autónomos y monotributistas). En efecto, entre marzo y abril el número de trabajadores registrados cayó en 186 mil.

El informe destaca las políticas públicas destinadas a mitigar el impacto de la pandemia sobre el trabajo. Al comparar la situación actual con el año 2009 (con los efectos de la crisis financiera mundial) la caída del empleo es igual: 0,2 puntos por cada punto de disminución de la actividad económica. Una marcada diferencia con lo ocurrido en 2002, cuando la caída del empleo fue de 0,9 por cada punto de pérdida en la economía.

Se aclara también que la caída de empleo no se debió a un aumento de despidos. Por el contrario, los despidos mostraron en abril el valor más bajo desde, al menos, principios de 2005 (cuando el Ministerio de Trabajo comenzó a relevar el dato). El principal determinante de la contracción del mercado laboral fue la sustancial reducción en las contrataciones de trabajadores para cubrir los puestos vacantes que todos los meses se producen por renuncias, jubilaciones, finalización de contrato, etc. La tasa de entrada (que mide justamente el nivel de las contrataciones) se mantuvo en el valor más bajo desde, al menos, septiembre de 2001.

El Estado sostuvo los salarios de 2,3 millones de trabajadores a través del programa ATP

La caída del empleo también obedeció a la considerable disminución del número de empleadores registrados ante la seguridad social. En efecto, en el mes de abril se contabilizaron alrededor de 15 mil empleadores menos que en febrero.

Las suspensiones continuaron siendo la válvula de escape predilecta para las empresas que se vieron imposibilitadas de afrontar el pago de la totalidad de la masa salarial, al igual que sucedió durante el mes de abril. La cantidad de trabajadores suspendidos en abril y mayo de este año fue 14 veces superior al promedio de la última década.

Finalmente, desde el CETyD concluyeron que “a pesar de la dimensión de la crisis, las políticas públicas destinadas a mitigar el impacto de la pandemia sobre el trabajo lograron reducir los daños”. Esto se basa en que durante abril, el Estado sostuvo los salarios de 2,3 millones de trabajadores a través del programa ATP.

El CETyD es un ámbito de investigación sobre el mundo del trabajo, perteneciente al Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín.

Compartir esta nota en