Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

River fue mucho más y se quedó con el clásico


04 de octubre de 2021

Compartir esta nota en

Julián Álvarez fue la figura del equipo de Gallardo que superó 2 a 1 a Boca con la vuelta del público al Monumental. El Xeneize no supo contrarrestar el jugador de menos que tuvo por la expulsión de Rojo a los 15 minutos del primer tiempo.

El Monumental vivió una fiesta completa: la vuelta del público para el Superclásico y la victoria del Millonario significaron una tarde redonda para todo River que, de yapa, llegó a lo más alto de la tabla de la Liga Profesional. Julián Álvarez, autor de los dos goles, fue la figura del partido que también contó con un gran rendimiento de Enzo Pérez y la participación de Leo Ponzio en el cierre. Agustín Rossi, con responsabilidad en los dos goles de River, y Marcos Rojo, expulsado por doble amonestación a los 15 minutos, los puntos más flojos de Boca que en el segundo tiempo prácticamente no atacó.

El partido arrancó con una intensidad propia de la “vuelta a la normalidad”. La vuelta del público le dio el marco ideal al clásico y que visiblemente se haya superado el 50% de aforo era algo inevitable. Quizás volver a sentir el empuje o el clima distinto que le da la hinchada al partido fueron las causas para que a los cinco minutos, Enzo Pérez fuera el primer amonestado en River y diez minutos más tarde Marcos Rojo viera dos veces la amarilla por dos fuertes faltas. La expulsión del exjugador de la Selección fue el quiebre del partido: Battaglia mandó a Zambrano para rearmar la línea de cuatro en el fondo y sacó a Cardona. A los 25’, Julián Álvarez encaró por el medio y después de eludir a Campuzzano remató fuerte y al medio desde lejos, Rossi se sorprendió, reaccionó tarde y erró el manotazo. Boca reaccionó con un remate de Advíncula desde lejos, pero cerca del cierre del primer tiempo, otro error de Rossi prácticamente liquidó el partido. El arquero de Boca le pegó mal en una salida desde abajo, Casco recuperó y habilitó a Simón, el juvenil desbordó por derecha y envió un centro para que otra vez Álvarez empujara al arco vacío para marcar el segundo.

Para la segunda parte Battaglia apostó a cuidar el arco propio para evitar una goleada histórica en vez de buscar el empate y el dominio de River fue total. Angeleri estuvo cerca de marcar el tercero con una volea a la salida de un córner, pero la pelota dio en el palo y salió. Gallardo aprovechó para darle minutos al juvenil Rollheiser, uno de los que jugó con público por primera vez en su carrera, y también para que Leonardo Ponzio pueda jugar diez minutos en lo que posiblemente haya sido el último Superclásico de su carrera. En la última jugada del partido, Zambrano ganó de cabeza y Armani no pudo retener la pelota en lo que fue el descuento de Boca. Un gol para decorar un resultado que terminó siendo mucho más corto de lo que merecía.

El 2 a 1 final le permitió a River cortar con una serie de empates que en las eliminaciones directas con Boca lo dejó afuera de un par de torneos y volver a festejar con su público. Además, llegó a lo más alto de la Liga Profesional, a la espera del partido de Talleres, y dejó a su clásico rival muy lejos de la pelea. La imagen de Gallardo viendo el festejo de sus jugadores y su propia celebración con todo su cuerpo técnico, se vio como un gesto casi de despedida y saber que puede ser una de las últimas alegrías al frente del Millonario.

Compartir esta nota en