Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

River quedó a un paso de la épica


13 de enero de 2021

Compartir esta nota en

El Millonario fue muy superior a Palmeiras y estuvo cerca de forzar la definición por penales, en una noche que tuvo al VAR como protagonista.

Necesitaba mostrar su mejor versión y lo hizo. River estuvo a centímetros de tener su noche épica en San Pablo. Superó 2 a 0 a Palmeiras pero no llegó a igualar la llave y los brasileños serán los finalistas de la Copa Libertadores. El VAR le anuló un gol, dio marcha atrás un penal a favor y no apareció en el final, cuando el Millonario estaba a un tanto de forzar los penales.

El partido fue prácticamente un monólogo del equipo de Gallardo. Control de pelota y de terreno contra un Palmeiras que lo único que intentó hacer fue dejar pasar el tiempo, sin querer arriesgar nada. Los locales tuvieron dos contra ataques en el primer tiempo, un mano a mano resuelto de gran manera por Armani y un remate que se fue por encima del travesaño.

Luego de un par de aproximaciones llegó el primero de River. A los 29’ un centro preciso a la cabeza de Robert Rojas que ganó fácil por arriba y dejó sin chances a Weverton. Desde el gol, Palmeiras entró en pánico y dejó de jugar, ni siquiera intentó buscar un contra ataque como en los primeros minutos. Y en el cierre de la primera parte llegó el segundo, a los 42’ un centro llovido al área brasileña, Suárez apenas llega a desviarla y Borré apareció sólo para dejar a River a un gol de los penales.

En el segundo tiempo el equipo de Gallardo salió con todo en busca de igualar la llave. A los 7´ Montiel de volea marcó el tercero y desató los festejos millonarios, pero el VAR observó una posición adelantada en una jugada previa y anuló todo. Fue un rebote que no llega a ver claramente si el que envía la pelota hacia adelante es Enzo Pérez o un jugador brasileño. Le costó reaccionar a River, pero lo hizo. Incluso se repuso a la expulsión de Rojas a los 18’ por doble amarilla, que si bien la segunda sanción fue exagerada fue un nuevo error del paraguayo y su marca liviana. A los 20’, Matías Suárez enganchó dentro del área y cayó ante la marca de Empereur, el árbitro uruguayo Ostojich, sancionó penal y cuando Montiel estaba por rematar fue a revisar la jugada en el VAR y correctamente dio marcha atrás porque el defensor brasileño nunca tocó al cordobés.

Fue tan superior River que Gallardo recién hizo el primer cambio a los 85’ porque vio el cansancio en sus dirigidos. Sin embargo hubo tiempo para que Weverton salvara en un par de ocasiones a Palmeiras y que Borré reventara el palo en un rebote. También alcanzó para tener más polémicas: Borré cayó por un empujón en el área y tras la revisión, se sancionó una posición adelantada previa a la falta; y a dos minutos del cierre, luego un centro al área brasileña el arquero de Palmeiras quiso rechazar con los puños pero chocó con el chileno Paulo Díaz, una falta que no consideraron necesaria revisar en el VAR.

Con el final del partido, Palmeiras tuvo un festejo muy tibio y medido, sabiendo que si repite una actuación así será difícil que consiga una nueva Libertadores. En River, el enojo de Montiel y el llanto de Nacho Fernández, parecen demostrar el dolor de un grupo de jugadores que seguramente no sigan en el club.

Gallardo se mostró “orgulloso” de su equipo y ahora deberá hacer el balance del cierre de la temporada. Mientras que Palmeiras espera por Boca o Santos para definir el 30 de enero en el Maracaná, el campeón de la Copa Libertadores.

Compartir esta nota en