Opinarg

El tiempo - Tutiempo.net

Trump apuesta al sueño americano contra una “agenda socialista que destruya nuestro destino"


30 de agosto de 2020

Compartir esta nota en

El presidente de Estados Unidos fue confirmado como candidato republicano para las elecciones de noviembre y brindó un efusivo discurso desde el jardín de la Casa Blanca.

En la cuarta y última jornada de la Convención Nacional Republicana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó hoy la candidatura de su partido frente a un jardín de la Casa Blanca colmado y, en el discurso más agresivo de la noche, advirtió: "Esta elección decidirá si salvamos el sueño americano o permitimos que una agenda socialista destruya nuestro querido destino".

"Esta elección decidirá si protegemos nuestros puestos de trabajo o dejamos que se vayan a China; si protegemos a los ciudadanos que respetan la ley o damos rienda suelta a anarquistas, agitadores y criminales violentos", dijo el mandatario, en clara referencia a las protestas y disturbios desatados en los últimos meses por los asesinatos y ataques de policías blancos contra ciudadanos negros.

El mandatario ratificó su defensa cerrada a las fuerzas de seguridad al sostener que “aquí todos las apoyamos” y aseguró que la agenda de la oposición demócrata está “hecha en China y la consideró "la más radical de la historia.” Además  acusó a su rival, Joe Biden, de querer "liberar criminales", aprobar abortos hasta el final del embarazo y hacer que "nadie esté seguro" en el país.

Trump habló en uno de los jardines de la Casa Blanca -una imagen institucional poco habitual para una campaña electoral que la oposición denunció como ilegal-, mientras afuera cientos de manifestantes protestaban contra el Gobierno.

Hubo alrededor de 2000 invitados, muy pocos tenían tapabocas, no existió ningún distanciamiento físico y las autoridades no quisieron confirmar si los invitados fueron testeados.

El mandatario, quien fue presentado por su hija mayor, Ivanka, como un dirigente que "denunció la hipocresía de Washington", resumió su reivindicación como un "outsider" de la política, el apoyo de su partido a un Estado pequeño y su alianza explícita con la derecha religiosa.

"En este país no buscamos la redención en políticos de carrera ni esperamos que el Estado nos levante. En este país ponemos nuestra fe en Dios", aseguró y luego prometió que el muro en la frontera con México "estará terminado pronto" y que prohibirá las ciudades santuarios para inmigrantes ilegales.

Compartir esta nota en